Exguerrilleros y veteranos celebran 29 años del final de la guerra salvadoreña

San Salvador | EFE.-

Cientos de exguerrilleros y veteranos del Ejército de El Salvador conmemoraron este sábado el 29 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz de 1992, que pusieron fin a 12 años de guerra civil.

Los excombatientes se concentraron en una plaza del centro de San Salvador para conmemorar la fecha, escuchar a firmantes de los acuerdos y manifestar sus necesidades.

“Esta fecha significa una gran victoria, porque significa estar con vida” y “estamos siempre en la lucha”, dijo a Efe Remberto Chávez, exmiembro de la guerrilla y que tomó las armas en el norte salvadoreño.

Chávez lamentó que el presidente del país, Nayib Bukele, califique de “farsa” y “negocio” la guerra civil (1980-1992) y los Acuerdos de Paz, firmados en México bajo el seguimiento de las Naciones Unidas.

“Él estaba pequeño cuando fue la guerra, está bien ignorante y se está dejando manipular por personas mayores, que siempre fueron nuestros enemigos”, añadió.

Destacó que este es el primer evento en que los exmiembros de ambos bandos conmemoran la firma de la paz ante el silencio del Gobierno, que no realizó actos oficiales.

La guerra civil enfrentó al Ejército salvadoreño, financiado por los Estados Unidos, y a la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), ahora partido político de oposición.

El conflicto armado se saldó con unas 75.000 personas muertas y 8.000 desaparecidos, según cifras oficiales, y fue hasta 2016, por orden de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema, que se abrió la puerta para juzgar los crímenes de lesa humanidad.

La diputada del FMLN y exguerrillera Nidia Díaz participó en la concentración y señaló que dichos acuerdos “establecieron los derechos y las libertades para poder ejercer la política, (…) sin tener temor a ser desaparecidos o asesinados”.

“Nuestros hijos no nacieron en aquellos tiempos de intolerancia en los que se promovió el odio. Ahora tienen la oportunidad de decir y votar por quien quieran”, señaló Díaz.

Ernesto Vargas, diputado de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha), militar retirado y firmante de la paz, advirtió a los exguerrilleros y veteranos que aceptar las calificaciones dadas por el presidente Bukele es “el camino para que mañana les nieguen sus derechos”.

“No aceptamos que se quiera reescribir la historia por un mesías”, porque “va en el camino del autoritarismo”, añadió Vargas.

OTRAS CONCENTRACIONES

Un grupo de ciudadanos también se concentró en el monumento que registra miles de nombres de víctimas de la guerra civil para conmemorar el aniversario del armisticio y reclamar el acceso a los archivos militares vinculados con masacres y otras violaciones a derechos humanos durante la guerra.

“La sangre del pueblo no es una farsa”, se leía en el vestido de una de las manifestantes de la organización Salvadoreños Construyendo Memoria.

En el caserío El Mozote (noreste), donde el Ejército masacró a unos 1.000 campesinos, la mayoría niños, se realizó un “acto de desagravio” por parte de organizaciones sociales.

Entre los crímenes de guerra registrados durante el conflicto armado destacan el magnicidio del arzobispo, ahora santo católico, Óscar Arnulfo Romero (1980) y las masacres de seis padres jesuitas junto a dos mujeres (1989) y la de unos 1.000 campesinos en El Mozote (1981).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *