Gobierno y gremios intentan avanzar diálogo en medio de crisis en Panamá

Ciudad de Panamá | EFE.-

Gremios de docentes y diversas organizaciones sociales que impulsan protestas en Panamá en contra de la carestía de la vida se reúnen este sábado con el Gobierno del presidente, Laurentino Cortizo, para buscar una salida a la crisis que afecta el suministro de alimentos y de combustible en el país.

El vicepresidente, José Gabriel Carrizo, le da continuación por segundo día al diálogo con los miembros de Alianza Nacional por los Derechos de los Pueblos (Anadepo) en la provincia de Veraguas, en el interior del país, un día después de que Cortizo sostuviera una cita con otro grupo de dirigentes en la región occidental de Chiriquí.

Junto a la mesa de diálogo que tiene sede desde el pasado 7 de julio en Santiago, capital de Veraguas, hay otra que instaló Cortizo este jueves en la Ciudad del Saber, en la capital, con la mediación de la Iglesia católica. Se intenta llegar a un acuerdo para poner fin a las huelgas y cierres de calles.

Portavoces de la Anadepo han dicho que el precio congelado del combustible a 3,95 dólares el galón (3,78 litros), que rige desde ayer, debe ser rebajado a menos de 3,40, valor éste propuesto por el Gobierno y con el que los gremios dijeron estar inconformes.

La bajada del precio del combustible es el primer punto de otros por negociar en Veraguas, como lo son el «monopolio» y elevado valor comercial de los medicamentos y el alto costo de los alimentos de la cesta básica.

Una delegación de La Alianza Pueblo Unido por la Vida, coalición que ha efectuado protestas en todo el país y que agrupa a diversas organizaciones populares y sindicales como el poderoso sindicato de la Construcción, viajó a Veraguas para plantear a la mesa de diálogo de la Anadepo, que tiene mediación de la Defensoría del Pueblo, la idea de unirse en un solo frente.

Saúl Méndez, secretario general del Sindicato de la Construcción y Similares (Suntracs), dijo a Efe que los que están dirigiendo las alianzas tienen la responsabilidad de «conquistar esa anhelada unidad».

«Unidad en las calles que el pueblo ha abierto, unidad en una sola mesa con todos los que estamos luchando» en las calles, expresó.

Ni la Anadepo ni la Alianza Pueblo Unido por la Vida participaron de la instalación de la mesa de diálogo en la capital, tras alegar una falta de consulta previa sobre el mediador y los temas a discutir.

Por su parte, Méndez abogó porque en una sola mesa se propugne con «seriedad» rebajar los precios del combustible por la vía, «no del subsidio», sino de «reducir las ganancias (de las gasolineras) y se congele el valor de los carburantes.

IGLESIA CATÓLICA MEDIARÁ

La Iglesia católica dijo hoy en un comunicado que aceptó mediar para «ser facilitadora» de un proceso que no sólo ayudará a resolver la difícil situación coyuntural que se vive, sino sobre todo a dar inicio a un proceso de «cambio estructural que realmente haga de Panamá un país más justo y equitativo». La grey católica también es partidaria del diálogo en una «mesa única».

Los dirigentes de la Alianza por la Vida destacaron que el lunes volverán a las calles a «paralizar el país» y a exigir al Gobierno que legisle para la mayoría y no para que las gasolineras «mantengan su margen de ganancia en detrimento de la población», indicó a Efe el líder docente Fernando Ábrego.

Las manifestaciones, huelgas y cierres de calles ya van para dos semanas en Panamá y se producen en reclamo de una congelación del precio del combustible, la estabilización del coste de los productos de la canasta básica y la verificación del elevado valor comercial de los medicamentos, en medio de denuncias de corrupción pública y «clientelismo».

El desabastecimiento de legumbres, verduras y frutas en tiendas y mercados, así como la escasez de combustible en centros urbanos del interior del país aumenta con la intensificación de las protestas y bloqueo de carreteras.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: