El trabajo de la videovigilancia en el marco del Protocolo de Bioseguridad

Ciudad de México.-

El panorama al que nos enfrentamos ha puesto de manifiesto la importancia de unir fuerzas por el bienestar colectivo, además este contexto ha marcado un precedente para el sector de la seguridad electrónica, pues la dinámica social del llamado nuevo normal exige tecnologías adaptables a los cambios, con el propósito de garantizar un retorno seguro a las actividades, sobre todo, en el sector empresarial, una de las verticales que más se ha visto afectadas por el confinamiento.

Para salir avante ante los retos del mundo, los países tendrán que buscar nuevas regulaciones en los negocios, industrias y formas de convivencia en general, con el fin de garantizar la seguridad de todos. Hoy, por ejemplo, ya existe un protocolo de bioseguridad aprobado y emitido por el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia. Dicho manual buscar mitigar y controlar las situaciones de riesgo de contagio, además debe ser implementado por las empresas y trabajadores que necesitan continuar o retomar sus actividades durante el periodo de emergencia sanitaria.

De cara a este panorama, el audio IP y la videovigilancia en conjunto con las analíticas de video, apuestan por ayudar a la población a reincorporarse a sus actividades cotidianas y a los negocios a reestablecer su economía.

Desde sus inicios, la videovigilancia ha demostrado sus grandes alcances, primero como herramienta de monitoreo remoto, posteriormente, como una importante tecnología para prevenir situaciones de riesgo. Su adaptación a las necesidades de la sociedad ha ido a tal grado, que actualmente es muy utilizada para recopilar datos y proveer inteligencia a las industrias, y hoy que nos enfrentamos a nuevos desafíos, la industria de video se está posicionando como una aliada indispensable para garantizar el cumplimiento de los protocolos de sanidad. Comentó Leopoldo Ruiz, Director Regional de Axis en Latinoamérica.

A continuación, se mencionan algunas de las posibilidades que la videovigilancia permite para cumplir con las normas de bioseguridad.

1. Prevención y manejo de situaciones de riesgo de contagio:

El protocolo establece que las empresas deben proveer los mecanismos necesarios para evitar la transmisión de enfermedades, así como la identificación oportuna de situaciones potencialmente peligrosas. Para esta situación, existen tecnologías de detección de síntomas como la tos. La tecnología de videovigilancia está preparada para enfrentar este reto a través del análisis inteligente, el cual funciona mediante la identificación de audio. Cuando la cámara detecta el sonido que las personas emiten al toser, inmediatamente puede enviar una señal de alerta al personal médico, gerencia o guardias de seguridad, quienes podrán actuar de forma rápida y eficiente para ayudar al individuo que mostró un indicio de la enfermedad, esto permitirá mitigar el riesgo de contagio a todas las personas que se encuentren cerca.

2. Cumplimiento de las medidas generales del protocolo:

El protocolo de bioseguridad establece algunas medias generales que deben tomarse en cuenta para la reincorporación a las actividades, entre ellas se destacan el distanciamiento social y lavado de manos.

Sobre estas necesidades quisiera platicarles que las cámaras en conjunto con altavoces inteligentes y analíticas de video, ayudan a que estas normas puedan llevarse a cabo de forma efectiva.

Analíticas de distanciamiento social: La tecnología de video ha tenido que adaptarse con el fin de identificar áreas donde se congregue un gran número de personas y en caso de ser necesario, emitir un anuncio alertando a guardias de seguridad e invitando a las personas a mantener su distancia. Esta solución funciona mediante la identificación del espacio que hay entre una persona y otra. Al no detectar un área de distancia predeterminada emite una señal de alerta con ayuda de los altavoces de audio para prevenir riesgos. Esta tecnología también puede ayudar a cumplir con las normas que establecen que los empleadores deben mantener las zonas de comedor y áreas de trabajo sin aglomeraciones.

Soluciones para el control de lavado de manos: Una de las normas mencionadas en el protocolo de bioseguridad es evitar el contacto físico, sin embargo, en el caso de las extremidades superiores es complejo debido a que a través de ellas realizamos actividades como tomar el efectivo, atender el teléfono, usar los ordenadores, etc. Por ello, a través de la integración de diversos dispositivos de audio, video y análisis, es posible garantizar el cumplimiento del lavado de manos de forma constante. A través de un control de acceso permite tener un registro de las personas que ingresan a un establecimiento, así como el horario en el que lo hicieron para tener un control del tiempo que llevan en el interior sin asearse. Las cámaras pueden monitorear a las personas en el interior de las oficinas y enviarles un mensaje a su móvil o correo electrónico para recordarles que cumplan con este requisito.

3. Cumplimiento de los elementos de protección personal:

Una de las principales formas en que se transmiten las enfermedades es mediante la saliva, por esa razón el manual establece que los responsables de la gestión de seguridad en el entorno laboral deben garantizar el uso correcto de las herramientas de protección, por ejemplo, el tapabocas. La integración de dispositivos de video con análisis inteligente en las entradas e interior de los recintos, son capaces de detectar, mediante el reconocimiento facial, si una persona usa su cubrebocas de forma correcta. De esta manera, los encargados de la seguridad podrán tener la certeza de que todas las personas que acceden a un lugar portan una mascarilla, lo que permitirá realizar cualquier actividad de forma segura.

4. Integración de sistemas de control de acceso:

En el apartado D del protocolo de bioseguridad se propone eliminar sistemas de control de ingreso por huella e implementar sistemas alternos, con el fin de eliminar los contactos físicos. La tecnología ha dado un paso importante en este sentido, ya que ahora el control de acceso sin contacto ya es una realidad. Funcionan mediante la lectura de códigos QR y tarjetas de acceso digitales, los cuales son ideales para otorgar a los trabajadores o proveedores, ya que hacen mucho más rápida la gestión de las entradas. Lo único que deben hacer las personas es presentar su celular frente al videoportero y éste identificará el código para permitir el acceso. Por otro lado, también existen los controles de acceso con reconocimiento facial que han tenido mucha aceptación en el sector empresarial para permitir la entrada únicamente al personal autorizado, lo que además de reducir riesgos de contagio ayuda a potenciar la seguridad en las instalaciones.

Por sus características, este tipo de soluciones representan una importante opción para que los negocios retomen sus actividades presenciales de forma segura, apegadas a los lineamientos de bioseguridad y capaces de salvaguardar a las personas que laboran en las instalaciones, por otra parte, es importante mencionar que integrar estas tecnologías ayuda a maximizar la seguridad de los activos infraestructura y equipo de trabajo. Señaló Leopoldo Ruiz.

La realidad por la que atravesamos nos está obligando a replantearnos el uso de la videovigilancia y audio IP con análisis inteligente para beneficio de todos. El experto de Axis Communications, asegura que las soluciones de video brindan la posibilidad de mantener seguras las instalaciones, hacerlas más rentables y preparadas para los retos presentes y futuros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *