Directora de la OPS pide “extrema cautela” al hacer la transición a medidas de distanciamiento social más flexibles

Washington, DC, (OPS).-
  • La doctora Etienne también abordó la necesidad de que los países aceleren y amplíen la realización de pruebas de detección para tener una comprensión más precisa de la pandemia en la región

La Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, dijo que las medidas de distanciamiento social están dando a nuestras sociedades la oportunidad de prepararse y responder a la pandemia de COVID-19, y que cualquier intento posterior de transición a medidas más flexibles debe tomarse con extrema cautela.

“El distanciamiento social debe ir acompañado de medidas integrales de apoyo social para garantizar que los más vulnerables puedan cumplirlo sin riesgo severo para sus medios de vida”, afirmó hoy la doctora Etienne durante una conferencia de prensa semanal.

Etienne también advirtió que “la COVID-19 todavía no ha golpeado con toda su fuerza en nuestra región, particularmente en América Latina y el Caribe, y esperamos que se intensifique en las próximas semanas. Ciertamente, el aumento de hospitalizaciones y muertes que vemos en algunos países destaca la rapidez con que la situación podría cambiar en otros países”.

Hasta el 13 de abril, ha habido 644.986 casos confirmados de COVID-19 en las Américas y 25.551 muertes. La Directora de la OPS señaló que la transmisión comunitaria está siendo reportada por un número creciente de países en América del Norte, América Central, América del Sur y el Caribe.

La mejor apuesta para reducir la transmisión

Las medidas de distanciamiento social “siguen siendo nuestra mejor apuesta para reducir la transmisión y frenar la propagación del virus en nuestras comunidades”, dijo la Directora de la OPS. Hoy, la OPS emitió recomendaciones sobre este tema para frenar la propagación de COVD-19.

Muchos de los países de la región han implementado medidas de distanciamiento social en toda la comunidad que permiten que los servicios de salud operen dentro de su capacidad. “Esto es alentador, pero las medidas deben mantenerse durante un período de tiempo para que sean efectivas”, señaló.

“Después de un período de distanciamiento social, cualquier intento de transición a medidas más flexibles debe tomarse con extrema cautela. Dichas decisiones siempre deben tomarse sobre la base de la información referida a los patrones de transmisión de enfermedades, la capacidad de las pruebas COVID-19 y el seguimiento de contactos, así como la disponibilidad de camas en hospitales y otros criterios objetivos”, advirtió.

La doctora Etienne dijo que las medidas de apoyo social para garantizar que los más vulnerables puedan cumplir sin riesgo grave para su sobrevivencia económica requerirán “una capacidad logística nacional y local adecuadas para garantizar la entrega de medicamentos, pruebas, alimentos y otros suministros a nuestras poblaciones”.

“La implementación de las medidas necesarias para detener la COVID-19 puede ser disruptiva, pero si no lo hacemos se correrá el riesgo de prolongar esta crisis. Interrumpir el distanciamiento social recomendado demasiado pronto podría tener el efecto contrario, y conducir a una segunda ola de casos, extendiendo el sufrimiento y la incertidumbre socioeconómica a largo plazo en la Región”, dijo.

Necesidad de acelerar las pruebas y ampliar la capacidad de las UCI

“Pero sabemos que la imagen no está completa: existe una necesidad urgente de que los países aceleren y amplíen las pruebas para una comprensión más precisa de la pandemia en las Américas”, dijo la Directora de la OPS. “Debemos actuar con urgencia antes de que la tormenta azote a la mayoría de los países, para protegernos a nosotros mismos, a nuestras familias y a nuestras comunidades”.

Una de las necesidades más importantes a corto plazo es expandir la capacidad de las unidades de cuidados intensivos en la región, y la OPS está compartiendo la experiencia en la prestación y gestión de cuidados intensivos con los países, utilizando las lecciones aprendidas de China, España y otros países, sostuvo. “A largo plazo, necesitamos planificar ahora para garantizar que los medicamentos y las vacunas que se están desarrollando sean accesibles para todos en nuestra región, especialmente en las comunidades más vulnerables”, señaló.

“Solo implementando las intervenciones requeridas para cada entorno, guiados por la ciencia y la solidaridad, podemos frenar, y en última instancia romper, la propagación de COVID-19 en nuestra región. Y prontamente juntos, en todos nuestros países y dentro de ellos, podremos volver, a salvo, a ponernos de pie”, concluyó la Directora de la OPS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *