EE.UU. reforma su Servicio Postal para evitar que se quede sin fondos en 2024

Washington | EFE.-

El Congreso de EE.UU. aprobó este martes la mayor reforma del Servicio Postal en más de quince años, cuyo objetivo es evitar que la agencia se quede sin fondos en 2024, además de acabar con unos retrasos en las entregas de cartas que fueron muy criticados en las últimas elecciones.

El Servicio Postal jugó un papel central en los comicios de 2020 al permitir que muchos ciudadanos votaran por correo en medio de la pandemia y, como resultado, se desencadenó un nuevo impulso político para atajar los problemas financieros que la agencia arrastra desde hace años.

Por 79 votos a favor y 19 en contra, el Senado estadounidense validó el citado proyecto de ley, que destina 107.000 millones de dólares para apoyar y modernizar las operaciones del Servicio Postal.

La iniciativa, fruto de meses de negociaciones, ha recibido el apoyo de los dos partidos y ya fue aprobada en febrero en la Cámara Baja, de manera que ahora solo queda que el presidente estadounidense, Joe Biden, la firme para que entre en vigor.

La ley propone importantes cambios en el sistema médico y de jubilación del Servicio Postal, con el objetivo de ahorrar casi 50.000 millones de dólares durante la próxima década.

En primer lugar, la iniciativa acaba con la obligación del Servicio Postal de pagar por adelantado los seguros médicos de sus trabajadores retirados durante 75 años, algo que no ocurre en ninguna otra rama del Gobierno y que ha puesto a la institución al borde de la bancarrota.

Ese requisito fue implementado por una ley aprobada en 2006, en un momento en el que el Servicio Postal tenía beneficios y el volumen de correo era constante.

Sin embargo, un menor uso del correo ha disminuido los ingresos del Servicio Postal, que ha experimentado pérdidas de hasta 90.000 millones de dólares desde 2007.

En segundo lugar, la nueva ley obliga a los empleados mayores o retirados del Servicio Postal a inscribirse en «Medicare», un programa público de cobertura sanitaria para las personas de más de 65 años.

Actualmente, aunque tienen derecho a hacerlo, un 25% de los trabajadores del Servicio Postal no se inscriben en este programa, lo que desemboca en mayores gastos para la agencia.

Por último, la legislación obliga al Servicio Postal a mantener su servicio seis días a la semana y establece la creación de una web en la que los usuarios podrán ver cuánto tiempo tarda una carta o paquete en llegar a su destino.

A diferencia de otras agencias del Gobierno, el Servicio Postal no se financia con impuestos, sino con los ingresos que obtiene de la venta de sellos y entrega de paquetes.

Además, el Congreso establece cuáles son las tarifas que debe cobrar el Servicio Postal y que son bastante más bajas que las de los operadores logísticos FedEX y UPS, su principal competencia.

A diferencia de esas dos compañías, el Servicio Postal tiene rutas a todos los hogares del país, hasta el punto de llegar a una comunidad remota en el Gran Cañón, donde las mulas hacen llegar el correo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: