Juicio por el asesinato de joven desaparecida en 1996 comenzó en California

Los Ángeles | EFE.-

El juicio contra un compañero de clase de la estudiante Kristin Smart, desaparecida en 1996 después de regresar de una fiesta a los dormitorios de su universidad en San Luis Obispo, California, ha comenzado este lunes.

Paul Flores fue acusado en septiembre pasado junto con su padre, Rubén, en relación con la desaparición de Smart.

El entonces joven latino fue la última persona en ser vista con la estudiante de la Universidad Politécnica Estatal de California en San Luis Obispo, donde él también estudiaba, cerca de los dormitorios estudiantiles el 25 de mayo de 1996.

Flores fue arrestado en abril del año pasado en su casa de San Pedro casi 25 años después de que Smart, de 19 años, desapareciera después de ser vista caminando con él hacia los dormitorios.

Aunque el cuerpo de Smart nunca fue hallado, ella fue declarada legalmente muerta en 2002. El caso sin resolver se convirtió en uno de los más famosos de California.

Durante la audiencia preliminar de acusación, la testigo Jennifer Hudson declaró que Flores, actualmente de 44 años, le dijo en 1996 que había matado a Smart. Pero Hudson no le dijo a nadie sobre lo que Flores había admitido sino hasta que informó de ello a los investigadores del caso en 2019.

De acuerdo con la Fiscalía, los testimonios vertidos durante la audiencia preliminar también demostraron que Rubén Flores escondió el cuerpo de Smart para posteriormente trasladarlo a otro sitio después de años de conservar parte de los restos debajo de una tarima en su casa en Arroyo Grande.

Un juez decidió que padre e hijo serían juzgado por separado.

Este lunes comenzó la selección del jurado para el juicio de Paul Flores, que se llevará a cabo en una corte de Monterey, a 126 millas al norte de San Luis Obispo, para garantizar un juicio justo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: