Manifestantes llenan las calles de Jartum pese a entendimiento con la junta

El principal líder de la oposición sudanesa, Sadiq al Mahdi, durante la entrevista con EFE. EFE

Jartum | EFE.-

Miles de personas han vuelto a manifestarse en las calles de Jartum y de otras ciudades de Sudán en la denominada “marcha de los millones” para seguir presionando a los militares para que entreguen el poder a una autoridad civil después de que derrocaran al presidente Omar al Bashir el 11 de abril.

El principal punto de reunión ha sido la plaza situada frente a la sede de la comandancia del Ejército sudanés, donde los manifestantes establecieron una acampada el pasado 6 de abril para pedir la marcha de Al Bashir y que no han abandonado desde entonces para exigir un cambio real y profundo.

Cientos de personas marcharon desde la sentada hasta la Embajada egipcia en Jartum, para protestar en contra de lo que han calificado de “injerencia” del presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, en la situación en Sudán.

Con sus lemas y pancartas, los manifestantes le recordaron al mandatario egipcio que las fronteras de su país acaban en Asuán, en el extremo sur del país, y que “esto es Sudán”.

La Policía impidió a los manifestantes aproximarse a la embajada de Egipto, cuyas autoridades han expresado su apoyo a la junta militar que ha tomado el poder en Sudán, así como a las “aspiraciones” del pueblo, pero que despierta recelos debido al cariz que ha tomado la situación en este país desde que Al Sisi asumió el poder tras el golpe de Estado de 2013.

Las movilizaciones de hoy fueron convocadas por las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, alianza de grupos y partidos políticos opositores, que no canceló su llamamiento a salir a las calles de todo el país a pesar de que anoche sus representantes acordaran retomar las negociaciones con la junta militar.

Tras una reunión con el denominado Consejo Militar Transitorio, que concluyó casi a la media noche, los opositores decidieron reanudar las conversaciones iniciadas hace unas dos semanas, después de que los generales accedieran a estudiar una exigencia de sus oponentes.

El portavoz de las Fuerzas, Mahmud Abás, destacó el “espíritu positivo” de los militares y la junta militar informó al mismo tiempo de que tres generales han presentado su renuncia a sus cargos en el comité negociador, una de las exigencias de la oposición.

Sin embargo, la postura de los dos bandos sigue siendo divergente respecto a los plazos de la etapa transitoria y a quién tiene que liderarla, porque los opositores exigen que se forme un Gobierno integrado por civiles y los militares han establecido que dirigirán la transición por dos años máximo.

Hoy el principal líder de la oposición sudanesa, Sadiq al Mahdi, dijo en una entrevista con Efe que ese Gobierno debería estar formado por militares y “expertos” civiles independientes, que no pertenezcan a fuerzas políticas que vayan a competir posteriormente en las elecciones.

Por ello, aseguró que su partido, Al Umma, no formará parte del Gobierno transitorio y se dedicará a “prepararse para las elecciones”, que en su opinión tendrían que celebrarse lo antes posible.

“Los partidos se deben movilizar para las elecciones, los expertos deberían dirigir el país en acuerdo con los militares en un periodo transitorio”, detalló el histórico rival de Al Bashir, que en 1989 hizo un golpe de Estado contra el Gobierno que encabezaba entonces Al Mahdi.

Por otra parte, el director de Sanidad del estado de Jartum, donde se sitúa la capital sudanesa del mismo nombre, Babakr Mohamed Ali, ha anunciado hoy el cómputo de víctimas que se han registrado desde el comienzo de las manifestaciones el 19 de diciembre de 2018.

En los pasados cuatro meses, 53 personas han muerto y más de 7.300 han resultado heridas en el estado de Jartum y las regiones vecinas a cuyos hospitales han sido enviadas las víctimas.

Del total de fallecidos, 40 perecieron antes de llegar al hospital y el resto durante su tratamiento, pero Mohamed Ali no ha detallado la causa de defunción.

Las organizaciones de derechos humanos y la oposición denunciaron durante los pasados meses el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía, incluso el empleo de fuego real contra los manifestantes que bajaron a la calle en un primer momento por la inflación y la carestía, pero pronto empezaron a pedir la cabeza de Al Bashir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *