Muere a los 94 años Angelo Sodano, controvertido y poderoso ex secretario de Estado del Vaticano

Por Philip Pullella | CIUDAD DEL VATICANO | Reuters.-

El cardenal Angelo Sodano, un controvertido y poderoso funcionario del Vaticano durante más de un cuarto de siglo acusado de encubrir a uno de los abusadores sexuales más conocidos de la Iglesia Católica, falleció a los 94 años.

Sodano, que llevaba tiempo enfermo y murió el viernes por la noche, fue secretario de Estado del Papa Juan Pablo II y Benedicto XVI, y ocupó el segundo puesto de la jerarquía vaticana durante 16 años, entre 1990 y 2006.

Se cree que Sodano, junto con el secretario de Juan Pablo II, el entonces arzobispo Stanislaw Dziwisz, dirigió la Iglesia en los últimos años de la vida del Papa mientras su salud se deterioraba por el Parkinson y otras enfermedades. El líder religioso polaco murió en 2005.

En una serie de artículos publicados en el National Catholic Reporter en 2010 Jason Berry, un destacado experto en la crisis de abusos sexuales de la Iglesia, escribió cómo Sodano impidió que el Vaticano investigara al padre Marcial Maciel, fundador de la orden religiosa de la Legión de Cristo.

Después de la muerte de Juan Pablo II, el Papa Benedicto XVI intensificó las investigaciones sobre Maciel y lo destituyó en 2006, cuando el Vaticano reconoció que las acusaciones que había dejado de lado durante décadas eran ciertas.

La Legión de Cristo reconoció posteriormente que Maciel, fallecido en 2008, llevaba una doble vida como pederasta, mujeriego y drogadicto. Sodano negó varias veces las acusaciones de que conocía la doble vida de Maciel y de que lo había encubierto.

Maciel, un conservador considerado un baluarte contra el liberalismo en la Iglesia, era conocido por sus generosas donaciones económicas al Vaticano.

En 2010, cuatro años después de que Benedicto reemplazara a Sodano como secretario de Estado, el cardenal Christoph Schoenborn de Viena lo acusó de haber bloqueado una análisis a gran escala del ex cardenal austriaco Hans Hermann Groer.

Groer dimitió como arzobispo de Viena en 1995 tras las acusaciones de que había abusado sexualmente de jóvenes seminaristas. Murió en 2003 sin admitir su culpabilidad ni enfrentarse a los cargos. Sodano también negó esas acusaciones.

En 2010, las víctimas de abusos sexuales por parte del clero condenaron a Sodano por decir en un discurso público de Pascua que los abusos eran en su mayoría «chismes insignificantes».

Ordenado sacerdote en 1950, Sodano entró en el servicio diplomático varios años después. Sirvió en las embajadas del Vaticano en Ecuador, Uruguay y Chile antes de ser llamado de nuevo al Vaticano para desempeñar funciones administrativas de alto nivel.

Fuentes de la Santa Sede han dicho que incluso después de retirarse, Sodano, que siguió viviendo en el Vaticano, ejerció una influencia significativa en las carreras de los representantes del Vaticano durante el resto del pontificado de Benedicto, quien dimitió en 2013.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: