Vital para la seguridad alimentaria del mundo, la ganadería de las Américas exhibe todos sus avances en sostenibilidad en la COP27

Panel “Ganadería sostenible en todo el mundo. Trabajando hacia la sostenibilidad en todas las regiones y para todos los sistemas de producción”, que también contó con la presencia de Cecilia Jones, coordinadora de la Unidad de Sostenibilidad y Cambio Climático del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay (izquierda), entre otros panelistas.
Sharm El Sheik, Egipto, (IICA).-

La ganadería avanza aceleradamente hacia la sostenibilidad en las Américas y otros continentes mientras cumple un papel central e irremplazable para la seguridad alimentaria global, según ejemplos concretos exhibidos por representantes de los sectores público y privado en un panel en la COP27, que tiene lugar en la ciudad egipcia de Sharm El Sheik.

El panel “Ganadería sostenible en todo el mundo. Trabajando hacia la sostenibilidad en todas las regiones y para todos los sistemas de producción” tuvo lugar en el pabellón Casa de la Agricultura Sostenible de las Américas, un espacio instalado en la 27ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27) por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) con el apoyo de sus Estados Miembros y socios internacionales.

Organizado por The Protein Pact, que representa a ganaderos y compañías que producen carne vacuna, porcina, aviar y productos lácteos en Estados Unidos con la visión común de fortalecer la contribución de la proteína animal a la seguridad alimentaria y la conservación ambiental, participaron en el panel William Hohenstein, Director de la Oficina de Políticas Energéticas y Ambientales del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA); Gianni Motta, del Instituto Nacional de Carnes (INAC) de Uruguay; Laura Cramer, del Instituto Internacional de Investigación sobre Ganadería (ILRI); y Max Makuvise, productor ganadero que trabaja con tecnología de avanzada en África.

El Director General del IICA, Manuel Otero, dirigió las palabras de apertura del encuentro, instancia en la que también participó el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay, Fernando Mattos, quien recordó que «la ganadería uruguaya cuida sus recursos naturales desde mucho tiempo antes de que se instalara la discusión climática a nivel global».

Las presentaciones fueron precedidas por un video que relató de manera didáctica los progresos realizados en Estados Unidos por las industrias cárnicas y láctea para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, aumentar la resiliencia de los productores, proteger los puestos de trabajo y contribuir al cuidado de la biodiversidad y al bienestar animal.

Hohenstein, responsable de las políticas vinculadas con cambio climático en la producción agrícola estadounidense, dio un detalle de las acciones llevadas adelante en materia de mitigación y adaptación, que incluyen una importante incorporación de nuevas tecnologías, innovación e investigación.

“Tenemos recursos gracias a que este año se aprobó en Estados Unidos la “Inflation Reduction Act”, que puso en marcha la más importante agenda que hemos tenido en el país en materia de cambio climático. Estamos llegando a todos los productores ganaderos de Estados Unidos, con más de 70 proyectos por 3.000 millones de dólares en todos los estados, que incluyen a productores de vaca, cerdo, aves y lácteos”, dijo Hohenstein.

El Director General del IICA, Manuel Otero, con el presidente de la Organización Mundial de Agricultores, Theo de Jager.

El funcionario explicó que las iniciativas incluyen distintas acciones para que los productores, fuertemente afectados por el cambio climático, logren resiliencia a través de buenas prácticas en el manejo de los animales, el agua, la tierra y otros recursos naturales. “Todavía queda mucho trabajo por hacer”, advirtió Hohenstein.

Los trascendentes logros de Uruguay

Gianni Motta hizo un relato extenso y colmado de datos acerca de los trascendentes pasos adelante que dio Uruguay en los últimos años en materia de sostenibilidad ambiental de su producción ganadera.

“Tenemos un país que tiene el tamaño promedio de uno europeo. En términos sudamericanos somos chicos, pero a nivel mundial no lo somos. Nuestro territorio tiene poca población y la mayor parte está concentrada en la zona atlántica. Contamos con el mayor Producto Interno Bruto per cápita de Sudamérica”, resumió.

Motta dijo que la actividad agropecuaria es de extrema importancia económica en Uruguay, ya que es responsable del 75% de las exportaciones nacionales.

Harmel Cazeau, Jefe de la Coordinación Nacional de Seguridad Alimentaria de Haití; Manuel Otero, Director General del IICA; y Shawn Andrey Edward, Ministro de Educación, Desarrollo Sostenible, Innovación, Ciencia, Tecnología y Formación Profesional de Santa Lucía.

“Producimos alimentos -afirmó- para 40 millones de personas. El agro emplea a uno de cada seis trabajadores en el país. Esto es porque disponemos de cinco hectáreas por persona y contamos con abundancia de agua. El 100% de nuestro territorio es ecosistema pampeano, compuesto por pastizales naturales que compartimos con Argentina y Paraguay. Son grandes condiciones para producir alimentos”.

El especialista indicó, además, que el 43% de los bosques uruguayos están protegidos por ley desde 1987, con lo que Uruguay es el único país de Sudamérica que tiene su superficie de bosques aumentando.

Motta mostró cómo la ganadería uruguaya ha logrado una gran eficiencia en términos productivos y ambientales, al punto que redujo en un 30% las emisiones de metano y aumentó un 90% la producción de carne, que se realiza en un 84% en pastizales naturales.

Además, dio detalles de la iniciativa que sectores públicos y privados pusieron en marcha, en conjunto, para medir las emisiones de gases de efecto invernadero y el consumo de recursos naturales de la producción ganadera.

Por su lado, Laura Cramer, quien realiza su trabajo en naciones africanas como Kenia y Etiopía, contó cómo en África la ganadería no solo es vital para la seguridad alimentaria, sino también para la sostenibilidad social y para el combate contra el cambio climático.

“La narrativa sobre la ganadería y el cambio climático está dominada por lo negativo. Tenemos que cambiar esa falta de imagen, ya que sostener la ganadería es crítico para la seguridad alimentaria y los ingresos de millones de personas”, apuntó.

En la misma línea Makuvise advirtió que la ganadería en África no solo es importante para la producción de carne, sino que tiene muchos recursos adicionales. “Compartir los conocimientos y experiencias -señaló- es clave, ya que solo así se llega a las mejores soluciones”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: