Activistas denuncian una oleada de arrestos en Cuba para impedir protestas

La Habana | EFE.-

Activistas y periodistas independientes cubanos denunciaron este martes una oleada de detenciones arbitrarias y arrestos domiciliarios por parte de las fuerzas de seguridad para neutralizar unas protestas convocadas contra el racismo y la violencia policial.

El conocido líder disidente José Daniel Ferrer y los artistas Tania Bruguera y Luis Manuel Otero Alcántara, entre otros, fueron arrestados tras salir de sus domicilios y están en paradero desconocido, según relataron a Efe sus familiares y allegados.

Tania Bruguera, una de las artistas cubanas con mayor proyección internacional y conocida por manifestar abiertamente su oposición al Gobierno, se encuentra “desaparecida” y sin señal de teléfono móvil desde su detención a primera hora del día, explicó a Efe su hermana Déborah.

En el caso de Ferrer (la principal figura de la disidencia en Santiago de Cuba) y de Otero Alcántara (conocido por sus “performances” irreverentes en La Habana) se han divulgado los vídeos de sus detenciones, que muestran cómo se les introduce a la fuerza en vehículos policiales.

“Hasta el momento conocemos las detenciones arbitrarias en Santiago de Cuba y La Habana de 12 activistas de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y promotores de Cuba Decide. También continúan sitiadas nuestra sede y las viviendas de activistas y coordinadores”, declaró a Efe Carlos Amel, portavoz de la plataforma UNPACU que lidera Ferrer.

En las redes sociales se denunciaron decenas de detenciones más, mientras periodistas independientes de la isla señalaron la presencia de patrullas policiales frente a sus domicilios con el objetivo de impedirles acudir a las planeadas concentraciones. También aseguran que las autoridades les cortaron la señal de internet en sus teléfonos.

Grupos opositores habían convocado una manifestación en el céntrico barrio de Vedado en La Habana, así como concentraciones frente a comisarías en otras regiones del país, para protestar por la muerte de Hansel Ernesto Hernández, un joven negro de 27 años abatido por un disparo de la policía el miércoles pasado, un suceso que ha levantado voces contra la violencia policial en Cuba y el racismo.

El Gobierno cubano mantiene que el agente actuó en defensa propia cuando Hernández trató de agredirle y señaló a la víctima como un delincuente habitual con múltiples antecedentes, mientras los opositores cuestionan la veracidad de esa versión y aseguran que existen abusos policiales racistas en Cuba.

La principal protesta finalmente no se produjo por la ausencia de manifestantes frente al emblemático teatro Yara, custodiado por decenas de policías, militares y agentes de diversos departamentos del Estado cubano vestidos de civil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *