Día de la Madre

Por Elvis Gómez Mena | Editor de opinión | Managua | cawtv.net.-

Hoy 30 de mayo celebramos con mucha alegría el Día de la Madre, a todas las mamás dedicamos este comentario porque ellas merecen todo el amor y respeto: “Madre solo hay una, pero cada uno tiene la suya, aunque sea en el recuerdo”, de ahí la importancia de mimarla, y decirle todos los días cuanto la queremos, pero ese amor debe ser incondicional.

¿Qué es el amor incondicional? Precisamente lo que la expresión implica: amar a una persona sin condiciones previas, amarla por lo que es y no por lo que hace. Desgraciadamente, muchos hijos aman a su madre si arregla su cuarto, si los deja ver televisión, si les permite que regrese a casa a las doce de la noche, o si les alcahuetea cuanta cosa se les antoja. Es decir, amor condicionado, o sea que el amor está ligado a la conducta, y si la conducta no es lo que ellos quieren, no hay amor. Querer de esa manera es como decirle a alguien le doy 100 córdobas pero si usted me regala C$1.000.

Las madres son el mejor ejemplo de entrega y perseverancia. Sus hijos representan el esfuerzo de toda una vida y son motivo de momentos de orgullo que perdurarán en su corazón siempre. Por eso durante este día tan especial hay que bendecir a todas las mamás, pero sobre todo resaltarles su importante rol en la sociedad.

Aquí comparto con ustedes algunas razones para querer a mamá. Cuando viniste al mundo, ella te sostuvo en sus brazos, y tu se lo agradeciste gritando. Cuando tenías un 1 año, ella te alimentaba y bañaba, se lo agradeciste llorando toda la noche. Cuando tenías 2 años, ella te enseñó a caminar, y tu se lo agradeciste huyendo de ella cuando te llamaba. Cuando tenías 3 años, ella te hacía las comidas con amor, y se lo agradeciste tirando el plato al piso. Cuando tenías 4 años, ella te dio lápices de colores y se lo agradeciste pintando todas las paredes de la casa. Cuando tenías 5 años, te vistió para las ocasiones especiales y se lo agradeciste embarrilándote. Cuando tenías 6 años, te llevaba a la escuela y se lo agradeciste gritándole no voy a ir. Cuando tenía 7 años, nos regaló una bola y se lo agradeciste quebrando la ventana del vecino…

…Cuando tenías 18, ella lloró en nuestra graduación y se lo agradeciste yéndote de fiesta hasta el amanecer. Cuando tenías 19 años, te pagó la cuota de la universidad, y te llevó en carro hasta el campus y cargó las maletas, y se lo agradeciste diciéndole adiós desde fuera del dormitorio, para que no te avergonzara ante tus amigos. Cuando tenías 20 años, te preguntó si estabas saliendo con alguien, y se lo agradeciste diciéndole: “A usted no le importa”…

…Cuando tenías 24, conoció a tu futura esposa y le preguntó sus planes, y se lo agradeciste gritándole cállate. Cuando tenías 30, ella te dio algunos consejos para cuidar al bebé y tu se lo agradeciste diciéndole que las cosas son diferentes ahora. Cuando tenías 50 años, ella se enfermó y necesitó que la cuidaras, se lo agradeciste leyendo sobre la carga que representan los padres hacia los hijos… De repente, un día…, ella silenciosamente murió… Y todas las cosas que nunca hicimos cayeron como un trueno.

Saquemos un momento para rendir honor y tributo a la persona que llamamos mamá, porque no hay sustituto para ella. Alegra cada momento, aunque a veces no parezca la mejor de las amigas, quizás no concuerde con nuestra forma de pensar, pero aún así es nuestra madre. Ella estará allí para ayudarnos con los dolores, las penas, las frustraciones. Por eso hoy pregúntese si ha limitado el tiempo para ella, para escuchar sus quejas sobre el trabajo en la cocina, su cansancio… porque una vez que se vaya de este mundo, solamente los recuerdos cariñosos nos quedarán. ¡Feliz día de la Madre!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: