La oposición de Nicaragua denuncia el arresto del excanciller Francisco Aguirre

Managua | EFE.-

La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco denunció este jueves la detención del excanciller de Nicaragua Francisco Aguirre Sacasa, en medio de una ola de arrestos contra líderes, dirigentes y profesionales disidentes, a menos de cuatro meses de las elecciones, en las que el presidente del país, el sandinista Daniel Ortega, busca otra reelección.

“Denunciamos el secuestro del excanciller Francisco Aguirre Sacasa, detenido injustificadamente por la Policía, al aplicar la inconstitucional Ley 1055. No más presos políticos en Nicaragua, libertad para él y las más de 140 personas secuestradas”, indicó la Unidad Nacional, a través de sus redes sociales.

Horas después de la denuncia, el Ministerio Público confirmó la aprehensión y que permanecerá detenido al menos por 90 días mientras lo investiga por presunta traición a la patria.

Asimismo, la Fiscalía explicó que hoy presentó solicitud de audiencia especial de garantías constitucionales para pedir la ampliación del período de investigación y detención judicial contra el excanciller, la cual fue admitida por un juez, que a su vez dictó la prisión preventiva por 90 días.

Según el Ministerio Público, Aguirre Sacasa está siendo investigado por la Policía Nacional “por tener indicios de que ha atentado contra la sociedad nicaragüense y los derechos del pueblo” y que presuntamente ha realizado “actos que menoscaban la independencia, la soberanía la autodeterminación” de Nicaragua.

“Públicamente ha incitado en distintos foros a la injerencia extranjera en los asuntos internos, proponiendo bloqueos en contra del país y sus instituciones”, continuó.

Asimismo, “ha celebrado la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos”, agregó.

La Policía Nacional, que inició el martes pasado una investigación contra el excanciller por presunta “traición a la patria”, continúa sin confirmar que haya sido aprehendido, pero los familiares de Aguirre Sacasa confirmaron la detención.

La Policía, que no ha especificado el presunto delito de Aguirre Sacasa, basa su investigación citando la Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz, aprobada con carácter urgente por la Asamblea Nacional, de mayoría sandinista, en diciembre pasado.

Esa polémica ley, promovida por el Ejecutivo, cataloga los “traidores a la patria” y los inhabilita a optar a cargos públicos.

EL EXCANCILLER SE HABÍA AUTOCENSURADO

Aguirre Sacasa, que también fue embajador de Nicaragua en Estados Unidos durante la Administración de Arnoldo Alemán (1997-2002), se ha abstenido de brindar declaraciones públicas sobre la situación de Nicaragua desde que la Policía lo involucró en un caso sobre el robo de dos campanas de bronce.

El excanciller nicaragüense, que fue funcionario del Banco Mundial, tiene una causa abierta por el presunto robo de dos antiguas campanas de bronce en una parroquia de la ciudad colonial de Granada (Pacífico), que él habría comprado a los sospechosos.

En dicha ocasión, Aguirre Sacasa fue mostrado esposado ante medios oficiales, sin embargo, ahora la Policía no lo ha presentado, tal como ha ocurrido con el resto de los investigados y razón por la que sus familiares los consideran “desaparecidos”.

En el marco del proceso electoral, las autoridades nicaragüenses han arrestado a los aspirantes presidenciales opositores Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Miguel Mora, Medardo Mairena y Noel Vidaurre, que también están siendo investigados por supuesta traición a la patria.

Además, a dos exvicecancilleres, dos históricos exguerrilleros sandinistas disidentes, un dirigente empresarial, un banquero, una ex primera dama, seis dirigentes opositores, dos líderes estudiantiles, dos dirigentes campesinos, un politólogo y especialista en sistemas políticos y electorales, un periodista, un comentarista, dos extrabajadores de una ONG y un conductor de Cristiana Chamorro.

En las elecciones de noviembre Ortega se jugará 42 años de primacía casi total sobre la política de Nicaragua.

De lograr su tercera reelección consecutiva, Ortega garantizará 20 años seguidos de Gobierno y 31 años incluyendo los 11 de la primera etapa revolucionaria (1979-1990).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *