Patronal de Nicaragua llama al cierre parcial de las empresas por COVID-19

Managua | EFE.-

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), principal patronal de Nicaragua, llamó este lunes al sector privado a realizar un cierre parcial de actividades, tras conocer la “alarmante situación” de la pandemia en el país, advertida por las asociaciones médicas locales.

El Cosep recomendó que “aquellas empresas en el ámbito de negocios no esenciales, que tengan condiciones para hacerlo, cierren sus operaciones, mientras se reduce la tasa de contagio, tomando como referencia el tiempo propuesto por la comunidad médica (dos a tres semanas)”.

Las asociaciones médicas llamaron a la población nicaragüense a aplicar “con urgencia una cuarentena nacional de forma voluntaria”, ya que, de lo contrario, la situación del país con la pandemia “amenaza con agravarse en los próximos días y semanas, con terribles y funestas consecuencias”.

El Gobierno de Nicaragua ha informado que la pandemia ha causado 759 casos y 35 muertos.

Por otro lado, el independiente Observatorio Ciudadano COVID-19 reporta 3.725 contagiados y 805 fallecidos.

La patronal recomendó a las empresas que “utilicen el teletrabajo en la mayor medida posible”, y las que no puedan, “apliquen de forma más estricta las medidas de prevención que han estado implementando para proteger a sus colaboradores (trabajadores), proveedores y clientela”:

También sugirió a los “trabajadores por cuenta propia, que redoblen las medidas de higiene y prevención posibles, para que protegerse y proteger a sus clientes”, lo mismo a los empleados estatales.

El uso de mascarillas, medidas de higiene personal, y el distanciamiento social, también fueron recomendados por el Cosep, para las personas que no pueden permanecer en sus casas.

El sector ya había tomado diferentes medidas de prevención social desde que la pandemia alcanzó Nicaragua, en marzo pasado.

No obstante, el Cosep advirtió que “todas nuestras acciones van a tener un impacto limitado, si el Gobierno no asume su responsabilidad sobre la salud y la vida de os nicaragüenses, adoptando las medidas de salud pública que han orientado la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS)”.

El Gobierno del presidente Daniel Ortega, que mantiene su posición de que la economía no se puede detener, ha sido criticado por no seguir las recomendaciones de la OMS, al negarse a establecer restricciones, aplicar mínimas normas de prevención social, y promover aglomeraciones.

Tanto la OMS, como la OPS y la Organización de los Estados Americanos (OEA), han reiterado su preocupación sobre el caso de Nicaragua, mientras que la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), han pedido al Gobierno nicaragüense que garantice el derecho a la salud.

El Cosep apeló a la responsabilidad personal de cada ciudadano nicaragüense, para evitar que la línea de contagio continúe en crecimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *