Somos pobres porque queremos

Por: Elvis Gómez Mena | Editor de Opinión | cawtv.net.-

No hay duda que los deseos primarios de toda persona son: Salud, dinero, y amor, por supuesto que una forma de lograr estos objetivos es siendo rico y próspero. ¿Pero cómo lograrlo? Con actitud, solo teniendo valor podemos alcanzar los objetivos que nos proponemos, pero que pasa… ¿Por qué quiero, pero no puedo lo que me propongo? Por falta de ambición, porque creo poner el máximo esfuerzo y sin embargo, me venzo ante el primer obstáculo.

Así como hay personas pobres y ricas, hay países pobres y países ricos. La diferencia entre los países pobres y ricos no es su antigüedad. Esto queda demostrado con ejemplos como la India y Egipto, países que tienen mil años de antigüedad y son pobres. Por el contrario hay otros como Australia, Taiwán y Nueva Zelanda que hace poco más de 100 años eran desconocidos y hoy son países desarrollados y ricos.

La diferencia entre países pobres y ricos tampoco está en los recursos naturales de que disponen. Así Japón o Taiwán tiene un territorio muy pequeño y montañoso que casi no sirve para la agricultura ni la ganadería, y sin embargo, China es la “segunda potencia económica mundial”. Su territorio es como una gran fábrica flotante que importa materia prima de todo el mundo, la procesa y el producto resultante es exportando también a todo el mundo, acumulando riqueza.

También tenemos el caso de Suiza, sin océanos, tiene una de las mayores flotas náuticas del mundo. Que no tiene cacao, pero si tiene el mejor chocolate del planeta. Que en sus pocos kilómetros cuadrados cría ovejas y cultiva el suelo solo cuatro meses del año ya que los restantes es invierno. Que tienen los productos lácteos de mejor calidad muy difícil de superar. Por supuesto que tampoco es la inteligencia de las personas la que hace la diferencia. Así lo demuestran los estudiantes de países pobres que emigran a los países ricos y consiguen resultados excelentes en su educación.

Entonces ¿Qué hace la diferencia? La actitud de las personas, no somos pobres porque a nuestro país le falten riquezas naturales, o porque la naturaleza ha sido cruel con nosotros, simplemente somos pobres por nuestra actitud, nos falta carácter para cumplir nuestra misión en la tierra.

En lugar de busca soluciones que ayuden a que el país salga adelante, nos sentamos a llorar y esperar que el Gobierno nos solucione todo, por eso muchos pasan toda la vida sin hacer nada.

Buena parte de este comentario me lo sugirió un amigo lector, y sinceramente comparto su pensamiento con todos ustedes porque solo con la actitud positiva lograremos las metas que nos proponemos, solo luchando fuerte alcanzaremos el éxito.

Si nos trazamos una meta y no la obtenemos, seguramente fue porque confundimos el camino, así que intentemos nuevamente y veras que pronto seremos exitosos, pero por favor “dejen de volar como gallinas, si puede alcanzar el cielo como las águilas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *