Colaboración en ciencia, tecnología e innovación debe ser centro de cooperación África-América para apalancar desarrollo sostenible

El Ministro de Agricultura de Etiopía, Oumer Hussien Oba; el Subsecretario (Viceministro) de Ganadería de Honduras, José Ángel Acosta; Cleber Oliveira Soares, Secretario de Innovación, Desarrollo Sostenible e Irrigación, del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil; el ministro de Agricultura de Burkina Faso, Delwendé Innocent Kiba; Oseyemi Olurotimi Akinbamijo, Director Ejecutivo del Foro para la Investigación Agrícola en África (FARA); y la Embajadora Especial del IICA para la Primera Cumbre África-Américas y Embajadora de Buena Voluntad del IICA en Temas de Desarrollo Sostenible; Keithlin Caroo.
San José, (IICA).-

Esos consensos fueron resaltados en la mesa sobre Ciencia, Tecnología e Innovación que formó parte de la primera jornada de la “Cumbre África-Américas sobre Sistemas Agroalimentarios”, encuentro que reúne en Costa Rica a ministros, viceministros y altos funcionarios de Agricultura, Medio Ambiente, y Ciencia y Tecnología de 40 países.

La colaboración en ciencia, tecnología e innovación debe estar en el centro de una cooperación reforzada entre África y América para realizar el potencial de ambos continentes, afianzar su papel como garantes de la seguridad alimentaria y nutricional global, y crear de forma homogénea sectores agropecuarios productivos, sustentables e inclusivos que contribuyan al desarrollo sostenible de ambas regiones.

Esos consensos fueron resaltados en la mesa sobre Ciencia, Tecnología e Innovación que formó parte de la primera jornada de la “Cumbre África-Américas sobre Sistemas Agroalimentarios”, encuentro que reúne en Costa Rica a ministros, viceministros y altos funcionarios de Agricultura, Medio Ambiente, y Ciencia y Tecnología de 40 países con el objetivo de estrechar la cooperación birregional para enfrentar los desafíos a la seguridad alimentaria global y robustecer el papel de ambos continentes en materia productiva.

En la mesa participaron Cleber Oliveira Soares, Secretario de Innovación, Desarrollo Sostenible e Irrigación, del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil; Oseyemi Olurotimi Akinbamijo, Director Ejecutivo del Foro para la Investigación Agrícola en África (FARA); el Ministro de Agricultura de Etiopía, Oumer Hussien Oba; el ministro de Agricultura de Burkina Faso, Delwendé Innocent Kiba; y el Subsecretario (Viceministro) de Ganadería de Honduras, José Ángel Acosta.

“Brasil hoy es una potencia agrícola gracias a la inversión que hemos hecho en ciencia, tecnología e innovación. El Ministerio de Agricultura pauta sus estrategias anticipando el futuro de la agricultura, de la agricultura brasileña y también para tener un ejercicio de cooperación en la agricultura contemporánea, con las Américas, África y otros continentes. Nueve especies vegetales son la base de alimentación de este planeta producidas en los países de clima templado. Por eso, los países de clima tropical tenemos una oportunidad gigantesca”, indicó Soares, en una exposición largamente aguardada por los países de África, que observan en Brasil un gran socio para el desarrollo de su agricultura tropical.

“Estamos aquí para compartir nuestra visión, para trabajar juntos en una agenda de bajo carbono, de bioinsumos, con una red africana y latinoamericana para bajar los costos para los productores. Con un hub de innovación para nuestros continentes”, añadió.

Oseyemi Olurotimi Akinbamijo, Director Ejecutivo del Foro para la Investigación Agrícola en África (FARA), indicó que “la pandemia del COVID-19 nos ha demostrado la importancia de la ciencia, la tecnología y la innovación para el bienestar de la población global. El avance en este campo es necesario no solamente para recuperarnos de esta crisis y de futuras crisis, sino también para enfrentar otros retos globales como la pobreza, la desnutrición, enfermedades, inseguridad alimentaria, inequidad, cambio climático y muchas otras más”.

Y añadió: “Es mi expectativa que esta cumbre resulte en determinar una panorámica comprensiva del potencial para la ciencia y la cooperación en áreas prioritarias para los sistemas agroalimentarios y en identificar las políticas institucionales y políticas para poder promover la ciencia, la tecnología y la innovación para la mejoría de los sistemas agroalimentarios, y también crear las plataformas habilitadoras de la investigación”.

En su ponencia, además, Akinbamijo, recordó que “ambos continentes comprenden un grupo de países en vías de desarrollo que pertenecen a la periferia, que comparten situaciones similares de vulnerabilidades y similares retos. Ambas regiones han luchado contra el colonialismo y han luchado por su independencia, ambas también han sido dependientes y han tenido relaciones asimétricas con países industrializados.  Ambas regiones han pasado por el daño económico causado por programas de ajuste estructurales, ambos continentes tienen una gran variedad de recursos naturales, biodiversidad y oportunidades para agricultura tropical, ambos continentes tienen un papel primordial en asegurar la seguridad alimentaria, la sustentabilidad ambiental y la resiliencia. A pesar de las oportunidades, ambos continentes son descritos tristemente como los continentes que tienen a las poblaciones más desnutridas, con inseguridad alimentaria y discriminadas”.

Tras identificar esas similitudes, agregó que “las áreas prioritarias en las cuales debemos enfocarnos en la aplicación de ciencia, tecnología e innovación tienen que incluir las cosechas, el ganado y la productividad actual de la agricultura, productividad de la administración y la administración de una agricultura de precisión y digital”.

Por su lado, el Ministro de Agricultura de Etiopía, expresó que “nosotros queremos beneficiarnos de lo que es la tecnología y las oportunidades de cooperación. Etiopía ha estado participando para transformar la agricultura de sistemas de baja producción a sistemas más eficientes y comerciales, y con eso poder mejorar nuestra situación económica. Tenemos un gran número de programas nacionales como el de energía verde para poder enfrentar los problemas actuales ambientales y los esfuerzos para mecanizar nuestra producción de café, que es nuestro producto, nosotros lo llamamos «nuestro oro verde”.

En la misma línea, Oba expresó que “debemos tener en cuenta, sobre todo, el poder compartir experiencias, podremos adoptar acciones de una manera pronta y tenemos que cambiar el escenario, por eso estamos solicitando la acción y la colaboración por el bien de nuestras personas para algo concreto”.

Desde Burkina Faso, el ministro Kiba puso el acento en la importancia y en las necesidades de los pequeños agricultores y detalló la relevancia de acciones de distribución de insumos y equipos agrícolas “para que los productores puedan beneficiarse de manera efectiva y contribuir a lograr la seguridad alimentaria y nutricional”.

A su turno, el representante del Gobierno de Honduras, el Viceministro de Ganadería José Ángel Acosta, indicó que “estamos construyendo una política agroalimentaria que no solo asegure seguridad alimentaria, sino que los históricamente excluidos puedan acceder a la alimentación como derecho humano. El gobierno de Honduras trabaja en cuatro ejes de la producción: Seguridad alimentaria, Hambre cero, Alimentación asequible y aumento de exportaciones agrícolas. Si la innovación tecnológica agrícola no llega a los pobres, no hay una política justa de asegurar la comida para todos”.

Además de altos funcionarios de unos 40 países, de la Cumbre participan también organizaciones multilaterales de crédito, de cooperación y del sector privado. El encuentro cuenta con el apoyo de Bayer, CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, Grupo Banco Mundial, Microsoft, Rabobank, Syngenta y la Secretaría de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: