Cumbre Ministerial África-América pone foco en cooperación birregional para enfrentar hambre, desnutrición y productividad agropecuaria sostenible

La Comisionada del Departamento de Agricultura, Desarrollo Rural, Economía Azul y Sostenibilidad Ambiental de la Comisión de la Unión Africana, Josefa Leonel Sacko; el Vicepresidente de Costa Rica, Stephan Brunner Neibig; el Director General del IICA, Manuel Otero; y la Embajadora de Buena Voluntad del IICA, Keithlin Caroo.
San José, (IICA).-

La Cumbre, que busca impulsar el intercambio de experiencias para acelerar transformaciones positivas en los sistemas agroalimentarios, fue convocada y organizada por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la Agencia de Desarrollo de la Unión Africana-Nueva Alianza para el Desarrollo de África (AUDA-NEPAD) y la Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA) en un momento particularmente trascendente, en la que una superposición de crisis –sanitaria, ambiental y bélica- plantea amenazas a la seguridad alimentaria del mundo.

Ministros, viceministros y altos funcionarios de Agricultura, Medio Ambiente y Ciencia y Tecnología de 40 países dieron inicio en Costa Rica a la primera “Cumbre África-Américas sobre Sistemas Agroalimentarios” apuntando a estrechar la cooperación birregional para enfrentar los desafíos a la seguridad alimentaria global y robustecer el papel de ambos continentes en materia productiva.

La Cumbre, que busca impulsar el intercambio de experiencias para acelerar transformaciones positivas en los sistemas agroalimentarios, fue convocada y organizada por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la Agencia de Desarrollo de la Unión Africana-Nueva Alianza para el Desarrollo de África (AUDA-NEPAD) y la Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA) en un momento particularmente trascendente, en la que una superposición de crisis –sanitaria, ambiental y bélica- plantea amenazas a la seguridad alimentaria del mundo.

“El sistema agroalimentario mundial presenta claros desafíos en las próximas décadas. El primero es alimentar a alrededor de 9.500 millones de personas en el 2050; el segundo es mantener funcionales los recursos naturales en que se fundamenta la producción agropecuaria y pesquera, incluida la biodiversidad; el tercero, enfrentar el cambio climático con medidas de mitigación y de adaptación a los cambios que ya se perfilan como inevitables”, señaló Stephan Brunner, Vicepresidente de Costa Rica, uno de los oradores que inauguró la reunión.

La Comisionada del Departamento de Agricultura, Desarrollo Rural, Economía Azul y Sostenibilidad Ambiental de la Comisión de la Unión Africana, Josefa Leonel Sacko; la Presidenta de AGRA, Agnes Kalibata; la Directora Ejecutiva de la Agencia de Desarrollo de la Unión Africana (AUDA-NEPAD), Nardos Bekele-Thomas; la Embajadora Especial del IICA para la Primera Cumbre África-Américas y Embajadora de Buena Voluntad del IICA en Temas de Desarrollo Sostenible; Keithlin Caroo, y el Director General del IICA, Manuel Otero, fueron también los primeros oradores en la apertura de la Cumbre.

“Estamos frente a un encuentro, una Cumbre que es muy oportuna, cuando el mundo enfrenta aumentos de precios de alimentos que afectan particularmente a países pobres y en desarrollo. Incluso antes de la pandemia de Covid-19 ya había disrupciones en las cadenas de suministros”, afirmó Josefa Leonel Sacko.

“Si queremos poner fin al hambre -agregó-, y dar cumplimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030, estamos avanzando en una dirección equivocada. Es urgente trabajar para lidiar con la desnutrición y el hambre en África, mientras que en América Latina y el Caribe la situación no es muy diferente. Tenemos poblaciones jóvenes y la alianza entre los dos continentes es más importante ahora que nunca, porque los desafíos son comunes para construir sistemas agroalimentarios más sostenibles e inclusivos”.

La Embajadora para la Cumbre, Keithlin Caroo, dijo en tanto que “estamos dando un mensaje poderoso de unión y de integración de dos continentes que son fundamentalmente jóvenes.

La transformación es imposible sin inclusión y esta Cumbre tiene que ver con crear puentes. Debemos desarrollar y profundizar la Cooperación Sur-Sur en una cantidad de temas, como el cambio climático y las disrupciones al comercio internacional. Los desafíos son comunes pero también lo son las soluciones y ya es hora de que las compartamos”.

Por su parte, Bekele-Thomas puso el foco en los compromisos compartidos que los dos continentes tienen como una comunidad global y señaló que el actual escenario de crisis amplificó la gravedad de la falta de acción.

De la reunión participan también organizaciones multilaterales de crédito, de cooperación y del sector privado.

“Debemos dedicar nuestra energía a cuestiones de alto impacto en las comunidades. Tanto en África como en América Latina, las deficiencias en infraestructura son aspectos principales y necesitamos fortalecer la institucionalidad. Conocemos los retos y las oportunidades”, sostuvo.

Agnes Kalibata hizo hincapié en que África y las Américas han dado pasos adelante para la transformación de sus sistemas agroalimentarios y consideró que es muy alentador que ambos continentes hayan tomado una posición común.

“Tenemos grandes retos -afirmó- como la pandemia, la crisis financiera y el cambio climático. La inseguridad alimentaria está creciendo en todos lados. La pregunta es cómo hacemos para enfrentar estos retos y tener resultados. Hemos encontrado en el IICA un socio clave. Hay mucho que podemos aprender”.

El Director General del IICA señaló en tanto que África y las Américas son dos continentes que se necesitan mutuamente.

“La crisis es muy seria y no podemos darnos el lujo de que alguien quede atrás. Las Américas producen una de cada tres toneladas de alimentos que se comercializan en el mundo. África es muy poderosa. Y entonces tenemos que estar unidos, ya que nos unen temas y complementariedades. Estamos llamados a cumplir un rol decisivo en los temas de seguridad alimentaria, ambiental y energética. No podemos rehuir ese protagonismo”, dijo Otero.

“Esta es una reunión histórica en la que debemos seguir estrechando los lazos culturales para fortalecer los sistemas agroalimentarios. El momento es ahora porque los tiempos se acortan. Esta Cumbre debe ser punto de inflexión”, concluyó.

De la reunión participan también organizaciones multilaterales de crédito, de cooperación y del sector privado.

El encuentro cuenta con el apoyo de Bayer, CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, Grupo Banco Mundial, Microsoft, Rabobank, Syngenta y la Secretaría de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: