Migrantes atrapados en México esperan que EEUU elimine política de expulsión de era Trump

Por Lizbeth Diaz | CIUDAD DE MÉXICO | Reuters.-

La noticia de que Estados Unidos está a punto de poner fin a una política de expulsión vinculada a la pandemia del COVID-19 ha devuelto las esperanzas a miles de migrantes, varados por meses en refugios y campamentos improvisados en el norte de México, esperando una oportunidad para obtener asilo.

Funcionarios de salud estadounidenses anunciaron planes esta semana para rescindir la orden en mayo, conocida como Título 42, informó Reuters el miércoles.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de ese país emitieron la polémica orden en marzo de 2020, durante la administración del expresidente republicano Donald Trump, considerada como intransigente en materia migratoria.

Su sucesor, el demócrata Joe Biden, ha mantenido la orden desde que asumió el cargo en enero de 2021, a pesar de las críticas de defensores de derechos de los migrantes, expertos en salud y miembros de su propio partido.

El Título 42 permite a agentes fronterizos realizar expulsiones exprés de migrantes atrapados rumbo a Estados Unidos, tanto a México como a otros países. A menudo los procesos se hacen horas después de su detención sin darles oportunidad de solicitar asilo.

Más de un millón de ellos han sido retornados bajo este esquema. Muchos por temor a la violencia o la persecución en sus naciones de origen se quedaron en México, ya sea tratando de cruzar nuevamente o esperando en el limbo en peligrosas ciudades fronterizas.

«Es una gran noticia para nosotros», dijo Laura, de 32 años, quien huyó del estado mexicano Michoacán, en el oeste del país, después de que mataran a su hija de 16 años el mes pasado.

«El mismo día que levanten el Título 42, si Dios quiere, espero cruzar», agregó la mujer, quien se negó a proporcionar su apellido por temor a su seguridad. Ella y sus otros dos hijos, de 9 y 4 años, han esperado en Tijuana durante un mes una oportunidad para solicitar asilo en Estados Unidos.

Enrique Lucero, director municipal de atención a migrantes en Tijuana dijo que estima que hay miles de ellos en esa ciudad ubicada frente a San Diego, California. También han surgido campamentos improvisados ​​en Reynosa, México, frente a McAllen, Texas.

Muchos migrantes son mexicanos, centro y sudamericanos, pero también caribeños. Otros, africanos y de otras naciones, también han llegado en masa a México, incluso ucranianos y disidentes rusos que huyen de la guerra.

«Esto les da esperanza», dijo José María García, director del albergue Movimiento Juventud 2000 de Tijuana.

García y otros directores de casas de migrantes han criticado la implementación del Título 42 y celebran su fin, pero él reconoció que la decisión podría tensar los refugios ya abarrotados de la frontera si más aspirantes a lograr el asilo se dirigen al norte.

«Sabemos que esto va a alentar la llegada de más migrantes», dijo, «en un momento en que la mayoría de los albergues ya están llenos», agregó».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: