Ministros de Agricultura de las Américas piden coordinación y unidad regional para reforzar seguridad alimentaria ante impacto de la guerra en Ucrania; África teme falta de comida

La reunión organizada por Brasil, en la que participaron varios ministros de agricultura de las Américas, tuvo como marco la crisis desatada por el conflicto bélico en Europa del Este, que ha afectado los mercados de materias primas alimentarias, en especial del trigo, la energía y el comercio de fertilizantes, insumos claves para la producción de alimentos, y se planteó como un renovado espacio de cooperación de los países de la región, con la participación de organismos como el IICA.
San José | IICA.-

Ministros de Agricultura de 34 países americanos enfatizaron la importancia de la coordinación y la unidad regional para fortalecer la producción agropecuaria y la seguridad alimentaria ante la inestabilidad en los mercados agrícolas causada por el conflicto en Europa del Este, y pidieron un acceso pleno a insumos claves para la producción para evitar la escasez de alimentos y mitigar la aceleración de los precios.

Ante una convocatoria de la Ministra de Agricultura de Brasil y presidenta de la Junta Interamericana de Agricultura (JIA), Tereza Cristina, los ministros y secretarios de Agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack; de Guatemala, José Ángel López; de Guyana, Zulfikar Mustapha; y de Paraguay, Santiago Bertoni, hablaron en el encuentro representando a las regiones de América tras escuchar al Director General de la FAO, Qu Dongyu, la Enviada Especial de la ONU para la Cumbre de Sistemas Alimentarios 2021, Agnes Kalibata, y al Director General del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Manuel Otero.

La reunión tuvo como marco la crisis desatada por el conflicto bélico en Europa del Este, que ha afectado los mercados de materias primas alimentarias, en especial del trigo, la energía y el comercio de fertilizantes, insumos claves para la producción de alimentos, y se planteó como un renovado espacio de cooperación de los países de las Américas, con la voluntad expresada desde Brasil de dar seguimiento a la exitosa acción emprendida desde la región en el proceso hacia la Cumbre sobre Sistemas Alimentarios, a la que los 34 países americanos llegaron con una posición consensuada.

“La crisis en Europa impacta a todo el mundo y pone obstáculos para los cambios que requerimos en la producción de alimentos y la sostenibilidad en la tierra. Somos una de las mayores regiones agrícolas del mundo y tenemos que estar juntos para sobreponernos a estos desafíos. Tenemos la oportunidad de consolidarnos como líderes en la producción de alimentos y el cuidado del planeta y estamos aquí para seguir uniendo esfuerzos en la producción mundial de alimentos”, dijo la ministra Tereza Cristina al abrir la reunión.

“Los países tienen desequilibrio en las finanzas, los productores dificultades en lo que se refiere a los insumos y la población carestía en los alimentos; grupos vulnerables como mujeres y pueblos indígenas sufren desproporcionadamente. El alza del costo de alimentos agravada por la crisis en Europa impacta a todo el globo y esta coyuntura nos impone más obstáculos”, continuó, pidiendo “excluir a los fertilizantes de sanciones” al comercio, ya que “reprimir el comercio de insumos afecta la productividad del campo y refuerza la tendencia inflacionaria, afectando la disponibilidad de alimentos y amenazando la seguridad alimentaria”.

El Secretario de Agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack, indicó a su vez que “si bien los miembros de IICA están distanciados geográficamente (de Europa del Este), sin lugar a dudas la situación va a impactar en el Hemisferio Occidental, hogar de los exportadores agrícolas más importantes”.

En ese sentido, Vilsack reconoció “que las cadenas están enfrentando un desafío sin precedentes, por lo que es importante abordar estos desafíos trabajando juntos en el seno del IICA y otras organizaciones, como la FAO, con el fin de brindar información de mercados exacta y oportuna para facilitar el comercio y garantizar una seguridad alimentaria global”.

Y completó: “Es fundamental que mantengamos la transparencia en nuestros mercados (…) Los insumos agrícolas tales como los fertilizantes, los precios de las commodities, se han disparado por la demanda y la disrupción dentro de la cadena de suministro. La invasión rusa ha acelerado este incremento de precios (…) por lo que es importante que seamos cuidadosos con respecto a interferir con los mercados (…) Necesitamos mercados transparentes y esquemas de precios claros porque eso es vital en cuanto a aumentar los suministros y para mantener una red comercial global sana. Es importante evitar medidas que restrinjan el comercio de alimentos”.

Agnes Kalibata, ex ministra de Agricultura de Ruanda y presidenta de la Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA), saludó la cooperación creciente entre los países de la Unión Africana y del IICA y lamentó que tras la pandemia y en el marco de una crisis climática, la situación en Europa del Este ponga al mundo a las puertas de otra crisis global.

“Esperamos que nuestra alianza con las Américas pueda sobrevivir a esta crisis. Estamos comenzando ahora a ver que, además del aumento de precios, están con problemas los fertilizantes, especialmente los nitrogenados. Se está tornando cada vez más complejo. La falta de disponibilidad afectará a muchísimas personas sobre todo si Ucrania sigue en esta situación. Dependemos del comercio global y más de 50 millones de personas se pueden ver afectadas en el corto plazo. África nos preocupa. Necesitamos garantizar los insumos que son tan esenciales para poder producir”, dijo.

A su turno, el Director General del IICA expresó preocupación ante una situación que amenaza la paz mundial y afecta a la seguridad alimentaria.

“Está en peligro el abastecimiento de insumos, hay riesgos en los canales al comercio y a esto se suman los efectos de La Niña, que ha puesto estrés hídrico o exceso de agua en muchos de nuestros países. La agricultura tiene una importancia estratégica, una de cada cuatro toneladas y 28% de las exportaciones de alimentos provienen de nuestro continente. La rueda de la agricultura no puede parar. Es un tiempo de diálogo para la acción y resalto que la agricultura es un instrumento para el desarrollo socioeconómico y para la paz”, dijo Otero, llamando a intensificar la cooperación entre la FAO y el IICA.

Qu Dongyu, por su parte, centró sus preocupaciones en los efectos persistentes de la pandemia y las presiones derivadas del medio ambiente, los recursos naturales y la producción de alimentos. “Nos preocupa el tema de los precios de alimentos. Los desafíos persisten y los sistemas agroalimentarios deben asegurar su resiliencia”, indicó.

Preocupación por un sector estratégico y por la agricultura familiar

En su participación, el Ministro paraguayo Bertoni indicó que “en las últimas semanas se ha sumado una grave situación, la guerra de Ucrania, cuyo desenlace aún es incierto, pero está implicando la vida y el bienestar de muchas personas. Está teniendo un impacto en el suministro y el precio de los alimentos e insumos para la producción que ocasionará una crisis muy compleja, en especial para los países menos desarrollados y más necesitados. Esperamos construir en esta discusión y aportar estrategias y acciones para continuar fortaleciendo los sistemas alimentarios de las Américas especialmente en este difícil contexto en el que estamos transitando”.

Desde Guatemala, el Ministro López expresó que su país “cree en trabajar y alinear los esfuerzos a escala nacional y regional”, indicando que “debemos buscar una complementariedad y reducir el uso de fertilizantes para tener una menor dependencia. Es tiempo de que el mundo reconozca el rol de los agricultores en la estabilidad mundial”.

Mustapha, representando a Guyana y a la Comunidad del Caribe (CARICOM), recordó que a la situación actual se suma la vulnerabilidad climática extrema que padece su región. “Necesitamos el apoyo de nuestros socios internacionales como el IICA y la FAO al tiempo que enfrentamos los efectos del cambio climático”, señaló.

Posteriormente, y reforzando la necesidad de que las Américas actúe como un bloque o coordine posiciones ante la situación creada, que afecta el comercio de insumos clave para producir alimentos, se pronunciaron Juan Gonzalo Botero, Viceministro de Asuntos Agropecuarios de Colombia; Edward Centeno, Ministro Agropecuario de Nicaragua; Carlos Vaconez, Viceministro de Agricultura de Ecuador; Fernando Mattos, Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay; Carlo Rognoni, Viceministro de Desarrollo Agropecuario de Panamá; Clay Glennford Sweeting, Ministro de Agricultura y Recursos Marinos de Bahamas, y Javier Bobadilla, Jefe de Gabinete del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego de Perú.

Fernando Mattos, el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay, coincidió con sus pares en que la situación en Ucrania “trae como consecuencia un impacto importante en el aspecto de la seguridad alimentaria, en los precios de los alimentos, pero fundamentalmente un efecto indirecto en el aspecto vinculado a los insumos agropecuarios. Es una situación crítica, hay que resolverla en el corto plazo. Tenemos que resolver siendo pragmáticos para, en los próximos meses, continuar con la producción agrícola”.

Desde Managua, Edward Centeno, Ministro Agropecuario de Nicaragua, describió el panorama actual como “una situación compleja sobre todo para la producción de alimentos” y señaló que “todos sabemos que la agricultura en la mayoría de los países está en manos de pequeñas familias, de pequeños productores y nosotros consideramos que bajo esa premisa debemos dirigir las acciones a garantizar el abastecimiento de los insumos para que esa producción de alimentos continúe”.

La reunión terminó con una apelación de la anfitriona y ministra brasileña: “No podemos tener un conflicto que impacte la cadena alimentaria del mundo”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: