Evolución de los centros de datos en 2023: la eficiencia es el nombre del juego

Por John Schmidt, Senior Vice President, Building & Data Center Connectivity, CommScope   

Los últimos años han introducido condiciones comerciales sin precedentes para todas las industrias, pero entre las más afectadas se encuentran los servicios basados en la nube que son administrados por la red global de centros de datos. El modelo de negocios ha cambiado para aceptar nuevas realidades y cumplir con nuevas obligaciones, y extrapolar esta historia reciente al futuro cercano es, en el mejor de los casos, un ejercicio incierto.

No obstante, es de vital interés que obtengamos una perspectiva lo más clara posible, dado que una mayor parte del mundo depende más que nunca de los servicios en la nube y, por extensión, de las operaciones de los centros de datos. Si hay algo que sabemos que nos depara el futuro, es que nuestra dependencia de ellos va a aumentar.

Un golpe uno-dos-tres sin precedentes 

El desafío es que en los últimos años la línea de base ha seguido moviéndose. Primero, el mundo y la realidad de cientos de millones de personas trabajando y aprendiendo desde casa se vieron sacudidos por los cierres globales por COVID 19 de la noche a la mañana. Este cambio ejerció una presión inmensa sobre los centros de datos para manejar video de gran ancho de banda y otras aplicaciones basadas en la nube en un área mucho más distribuida.

Luego vinieron las interrupciones de las cadenas de suministro en todo el mundo y la escasez de mano de obra, lo que dificultó que los centros de datos desarrollaran capacidad adicional porque no podían encontrar componentes críticos o personas capacitadas para instalarlos y ejecutarlos.

Y, más recientemente, la inflación global y los precios de la energía en alza, exacerbados por el conflicto en Ucrania, han obligado a las empresas y naciones a reorganizar aún más sus cadenas de suministro y hacer ajustes para continuar operando con costos de energía persistentemente elevados.

Tenga en cuenta que estos son solo eventos mundiales que ni siquiera son exclusivos del negocio de los centros de datos. Además, el creciente papel social y comercial del procesamiento y almacenamiento del centro de datos back-end ha presentado muchos desafíos.

Haciendo más, en más lugares, con menos margen de error 

Considere todas las nuevas aplicaciones que dependen de un soporte de centro de datos capaz y confiable para operar. Por ejemplo, está el pedido de la aplicación móvil en su restaurante local, los robots de alta velocidad en un almacén que recogen su pedido en línea minutos después de presionar «Pagar» e incluso el vehículo equipado con asistencia de conducción en el carril de al lado. La velocidad y el volumen de datos generados, procesados ​​y transportados por estas aplicaciones y muchas otras están creciendo exponencialmente. El mundo no puede permitirse el tiempo de inactividad, ya sea que la consecuencia es un retraso en el pedido del almuerzo o comprometer la eficacia total de un sistema de asistencia a la conducción conectado a 5G.

El 5G de baja latencia está desbloqueando el ancho de banda – y lo que es igual de importante, la baja latencia- que muchas de estas nuevas y sorprendentes aplicaciones requieren para funcionar. Todo eso se canaliza a los centros de datos, que se trasladan cada vez más al borde de la red para reducir esos últimos milisegundos preciosos del response time reporter (RTR).

La eficiencia energética impulsará la evolución de los centros de datos en 2023 

Para todos los entornos de centros de datos, la eficiencia no es tanto una métrica de rentabilidad como una métrica de supervivencia. Ya sea que se trate de un centro de datos multi-tenant de tamaño pequeño a mediano, de un gran despliegue en la nube o a hiperescala, las presiones intensas y simultáneas de la demanda y los gastos, en particular los gastos de energía, determinarán su futuro.

La conclusión es que los centros de datos deben aumentar la eficiencia de su prestación de servicios, utilizando fibra e infraestructura basada en el borde, así como aprendizaje automático (ML) e inteligencia artificial (AI). Y al mismo tiempo, deben aumentar la eficiencia de las operaciones, y eso significa reducir el uso de energía por unidad de potencia informática.

Ciertamente, el costo es el factor más obvio al sopesar la eficiencia energética, pero de ninguna manera es el único. Considere cómo los clientes e inversores están cada vez más en sintonía con la forma en que sus socios corporativos obtienen y usan su electricidad. Algunas áreas metropolitanas progresistas les están diciendo a los centros de datos que, además de que hay preocupaciones sobre la apariencia, el ruido y el uso del agua, no se quiere su negocio hambriento de energía. Y en algunos casos, el área carece de capacidad de red eléctrica disponible para albergarlos.

De cara a 2023, cuando tememos titulares en Europa y otros lugares sobre apagones continuos y calefacción insuficiente, tanto las opiniones normativas como sociales solo se alejarán más de los desarrolladores de centros de datos. Por eso es tan urgente que la eficiencia energética tenga la máxima prioridad y que los centros de datos realicen actualizaciones críticas tales como:

  • Convertir el almacenamiento a los medios más eficientes, según el tiempo de acceso

  • Usar análisis detallados para identificar oportunidades de consolidación de almacenamiento, computación y energía

  • Implementar de sistemas UPS ultraeficientes

  • Reevaluar de los límites térmicos del propio centro

  • Considerar la colocación para compartir gastos generales de electricidad y comunicaciones

  • Contabilizar el estrés en la red eléctrica existente y cambiar a una energía más sostenible, localizada en el centro de datos

En un nivel más estratégico, mover los centros de datos al borde de la red, conectados por fibra de alta velocidad, puede mejorar la eficiencia energética y la latencia. Además, considere ubicaciones donde haya acceso a fuentes de energía renovable como eólica, solar, hidroeléctrica y nuclear.

Para los centros de datos más grandes en la nube y de hiperescala, existe la oportunidad de aprovechar la generación de energía localizada en varias formas, para alimentar el centro de datos, y para devolver la red en caso de exceso de energía.

La eficiencia fluye río abajo 

Si bien es posible que muchos nunca aprecien el impacto social y comercial más amplio que tiene un centro de datos en el mundo, vale la pena recordar cuán rápido y sólido el almacenamiento y el procesamiento de datos pueden mejorar todas las partes más vitales de nuestros días y, de hecho, nuestras vidas.

Por ejemplo, todos los días, los servicios basados ​​en la nube que habilitan los centros de datos ayudan a:

  • Empleados para conectarse entre sí para que trabajen de manera eficiente desde sus hogares, oficinas o mientras viajan

  • Agricultores para planificar, plantar y cosechar cultivos más saludables mientras reducen el desperdicio de agua y aplicaciones químicas

  • Fábricas para construir, almacenar, administrar y enviar productos con mano de obra robótica que evita innumerables accidentes y lesiones en el lugar de trabajo

  • Gente común para crear contenido expresivo generado por el usuario que conecta a las personas en una escuela o en todo el planeta en los juegos, redes sociales y el metaverso

  • Proveedores de servicios para transmitir todo tipo de contenido de entretenimiento e información a hogares, computadoras portátiles y dispositivos móviles en una red perfecta de conectividad

Todos estos ejemplos, y muchos otros, demuestran cuánta eficiencia en nuestra vida diaria depende de los centros de datos, y eso demuestra cuán importante será la eficiencia energética para esos centros de datos en 2023 y más allá.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: