Identifican a la «pequeña señorita nadie», la niña hallada muerta hace 62 años en el desierto

Retrato de la niña Sharon Lee Gallegos/National Center for Missing & Exploited Children
Tucson (AZ), EFE.-

Los restos de una niña hallada muerta en 1960 en un desierto de Arizona fueron identificados gracias a los avances de la tecnología genética y corresponden a los de Sharon Lee Gallegos, una menor hispana de 4 años que había sido secuestrada en Nuevo México, según divulgaron este martes las autoridades.

La menor, que hasta hoy era conocida como la «pequeña señorita nadie», pudo ser identificada gracias a una muestra de su ADN obtenida de sus dientes.

«Quiero agradecer a las autoridades todo el trabajo que hicieron para identificar a mi tía», dijo hoy Ray Chávez, sobrino de la pequeña fallecida.

Indicó que durante muchos años su familia en Nuevo México fue conocida como «la familia de la niña desaparecida».

El caso fue archivado como homicidio y era un misterio para las autoridades de Arizona.

«Finalmente podemos decir hoy que nunca más escucharemos el nombre ‘pequeña señorita nadie’, dijo David Rhodes, alguacil del condado Yavapai (Arizona), en una conferencia de prensa.

Recordó que el 31 de julio de 1960 un maestro de escuela que buscaba rocas encontró los restos de la menor en un área desértica en la población de Congress (Arizona).

El cuerpo había sido quemado varios días antes de ser hallado.

La muerte fue clasificada como homicidio, pero su identidad nunca pudo ser establecida por lo que fue enterrada en esta población con una placa que decía en inglés «Little Miss Nobody».

Sin embargo, las autoridades nunca se dieron por vencidos, y continuaron investigando.

En 2018 su cuerpo fue exhumado para extraer pruebas genéticas que fueron determinantes para su identificación.

Gallegos fue reportada como secuestrada el 25 de julio de 1960 en las afueras de la casa de su abuela en Alamogordo (Nuevo México).

Al parecer la menor fue secuestrada por una pareja que se detuvo en su vehículo y le ofreció comprarle dulces y ropa y la obligaron a subir ante la negativa de la niña.

Aunque al principio ambos casos fueron relacionados, las autoridades en Arizona lo descartaron porque habían identificado el cuerpo encontrado como de 6 años y no 4 años, y la descripción de sus ropas tampoco coincidió.

El sobrino de la víctima dijo que aunque él aún no había nacido cuando Gallego fue secuestrada, creció escuchando la historia y sólo lamenta que su mamá y su abuela ya no están con vida para finalmente saber dónde está enterrada.

La familia aún no ha determinado si trasladaran el cuerpo de la menor a Nuevo México.

La investigación sobre los responsables de su secuestro y su muerte aún continuará abierta.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: