El día del Trabajo y la brutal explotación

Por: Elvis Gómez Mena | Editor de Opinión | cawtv.net.-

Hoy se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Trabajo, fecha que, como una gran mayoría de celebraciones, tuvo su base en un movimiento laboral que acabó con un enfrentamiento y el saldo de varias víctimas.

Esta fecha coincide este año con la triste noticia sobre un barco supuestamente cargado con niños esclavos en el África. Fuese o no verdad, la realidad es que sí existe aún está vil práctica en el mundo, especialmente en las zonas más pobres del planeta y no solo con niños sino también con adultos.

A mi concepto la esclavitud persiste, aunque de diferentes formas o modalidades. No estoy de acuerdo con quienes sostienen que los patronos fueron los grandes favorecidos al eliminarse la esclavitud, pues ahora les pagan sueldos de hambre a sus empleados y no tienen la carga de darles alimentación, casa, ropa, etc. Pero la gran diferencia está en que el empleado puede comprarse la ropa que desee con su salario y no el harapo que le daba su amo. Puede vivir donde desee e incluso hacer el esfuerzo para tener su casa propia y no en las barracas inhumanas de los señores feudales y así una gran cantidad de ejemplos que desmienten o aclaran a quienes aún sostienen ese errado criterio de que era mejor la esclavitud que el empleo.

Sin embargo, tenemos nuevas formas de esclavitud, la denunciada en África y otros países que es totalitaria, al niño o adulto se le compra y se le hace trabajar diez o dieciocho horas, sin salario y por una alimentación de prisión y una vivienda de animales. Otro tipo de esclavitud, siempre a mi concepto, es la de muchas grandes empresas del mundo, que detectan a un joven empleado brillante, lo mandan a estudiar, pero le hacen firmar un documento mediante el cual se compromete a trabajar diez, quince, veinte o más años con la compañía para restituirle el dinero que invirtió en sus estudios. Otro estilo de esclavitud, siempre a mi concepto, es aquel en que un millonario manda a traer de un país pobre a un hombre o una pareja para que le cuiden su finca, a cambio de un bajo salario y una vivienda, a sabiendas de que no se le pueden escapar, pues están indocumentados y la policía les detendrá y expulsará a su pobre país. Otro sistema es el de las empleadas domésticas de países pobres contratadas en países ricos. Una más, las jóvenes que se marchan engañadas y al llegar al supuesto paraíso se encuentran en un centro de prostitución, sin papeles ni dinero para poder regresar a su patria, obligándolas a ejercer la prostitución y si no lo hacen pueden ser incluso hasta asesinadas. En fin que, aunque nos rasguemos las vestiduras, debemos aceptar que aún persisten en nuestro planeta varios sistemas de esclavitud, desde luego que la gran mayoría de ellos disfrazada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: