Alcalde de Medellín: Temo que el Gobierno no haga una transición pacífica

Medellín (Colombia), EFE.-

El suspendido alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle, asegura en una entrevista con Efe que teme que el actual Gobierno no permita una transición pacífica del poder en caso de que gane las elecciones presidenciales el izquierdista Gustavo Petro.

Quintero, alcalde de la segunda ciudad más importante de Colombia, afirma que el Gobierno del presidente Iván Duque está dispuesto «a todo» para mantenerse en el poder y advirtió que la decisión de la Procuraduría de suspenderlo provisionalmente por presunta participación en política obedece a intereses políticos y económicos «muy fuertes».

En su opinión, las elecciones del próximo 29 de mayo van a cambiar eventualmente el rumbo del país, y por eso hay quienes están haciendo «todo lo posible para evitarlo».

Advierte que acudirá a los organismos internacionales, si es necesario, para recuperar el cargo, y que se defenderá «con los jueces y en la calle» mediante una «resistencia democrática», que será pacífica y sin caer en la «trampa» de la confrontación.

Pregunta: ¿A qué atribuye su suspensión y el estar permanente en el ojo del huracán?

Respuesta: Aquí ha habido unos intereses políticos y económicos muy fuertes. Soy un alcalde de cambio y nos elegimos a través de un proceso democrático bastante complejo. Ya habían tratado de pararnos varias veces: dos intentos de asesinato 10 días antes de elecciones (de 2019).

Luego, cuando demandamos a los contratistas de (la hidroeléctrica de) Hidroituango, hicieron una serie de ataques buscando desestabilizar la administración y sacarnos del cargo. Montaron un proceso revocatorio financiado por parapolíticos y la revocatoria terminó cayéndose.

Y esta es la última alternativa del Gobierno. Estábamos enterados días atrás de que había un plan entre el expresidente (Álvaro) Uribe, el Gobierno y Duque, reuniéndose con órganos de control, buscando nuestra salida del poder. Hay un interés del Gobierno Duque por meter las manos no solo en la democracia de Medellín, sino en las elecciones presidenciales.

P: ¿A qué organismos va a acudir?

R: Hay una preocupación mundial por lo que está pasando en Colombia. Lo primero es procurar revertir el daño a la Constitución y al Estado de Derecho que ha hecho el gobierno Duque y la procuradora Margarita Cabello.

Vemos que ha habido una ruptura de la democracia. La procuradora sabía que ella, como autoridad administrativa, no podía destituir a un alcalde elegido popularmente. También violaron el debido proceso, no nos escucharon en descargos. Yo no he hablado de ningún candidato presidencial.

Vamos a ir primero a los jueces de tutela, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

P: Usted calificó su suspensión como un «golpe de Estado». ¿No le parece exagerado?

R: De ninguna manera. Este no es un hecho aislado, es evidente que hay un interés político fuerte de sacarnos. Tampoco es un hecho puntual que hace un mes el comandante del Ejército, (general Eduardo Enrique Zapateiro), rompió la neutralidad y decidió atacar a un candidato presidencial (Petro), al que va de primero en las encuestas.

La semana pasada nosotros denunciamos un plan para asesinar a ese mismo candidato. Hay muchas dudas de que este Gobierno vaya a hacer una transición pacífica y que en realidad vaya a entregar el poder.

Si nosotros permitimos que haya un golpe a la democracia en Medellín vamos a permitir también que haya un golpe a la democracia en Colombia. Es la gran alerta. Estamos eventualmente ante un cambio que no había ocurrido en cien años en Colombia en términos políticos y que pareciera cada vez más inevitable.

El Gobierno parece más desesperado y empieza a utilizar acciones que no le corresponden. Ya empezó a destituir funcionarios elegidos democráticamente. ¿Qué es eso sino un golpe de Estado?.

P: ¿Usted ha participado en política o ha apoyado a Petro?

R: Voto internamente por alguien. Todos vamos a votar por alguien en Colombia, pero en nuestra administración no hemos dado ventajas. Hemos dado, por el contrario, garantías a todos los candidatos. Nosotros hemos sido neutrales en todo el proceso.

P: ¿Qué significa la expresión «resistencia democrática»?

R: Las acciones que ha hecho el presidente de la República y la procuradora Cabello parecieran querer incentivar la violencia en Colombia.

Ayer, mientras empezaba el proceso de suspensión y el presidente preparaba el nombramiento de un alcalde ilegítimo y fantoche para la ciudad, el Gobierno nacional enviaba a Medellín 500 hombres del Esmad (Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía) para rodear la marcha en la que los ciudadanos iban a defender la democracia.

Yo hice un llamado a la resistencia, a no permitir que se viole la Constitución y la ley, pero de forma pacífica, que no se caiga en la trampa de la confrontación porque es lo que están buscando».

P: ¿Y la invitación a estar en las calles?

R: Vamos a estar en las calles y con los jueces. Vamos a salir a defender la democracia. Creemos que hay que salir a votar este 29 de mayo y vamos a hacer campaña para que la gente salga a votar porque si el objetivo del Gobierno es atornillarse en el poder, pues nuestro objetivo es que se cumpla el designio de los ciudadanos.

P: Algunos dicen que su suspensión va a catapultar a Petro a la Presidencia.

R: Pues algunos dicen eso, pero otros dicen que el Gobierno nacional quiere utilizar la alcaldía de Medellín como fortín político para favorecer a su candidato. Esas son conjeturas. Lo que sí está claro es que el Gobierno ha demostrado que está dispuesto a todo para mantenerse en el poder.

P: ¿Entre las llamadas de apoyo que ha recibido estuvo la de Petro?

R: Sí. (Expresó) solidaridad en relación a lo que había ocurrido. Me contó lo que pasó y cómo vivió su tema y qué abogados utilizó (cuando fue destituido por la Procuraduría en 2013). Ya estamos hablando con algunos de ellos para enfrentar el caso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: