Cinco mil jóvenes de escuelas agrotécnicas de Argentina serán capacitados en tecnologías digitales a través de Agroedutec, programa impulsado por el Gobierno y elaborado por el IICA junto a Microsoft y el Banco Mundial

El Director del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) de Argentina, Gerardo Marchesini; el Vicejefe de Gabinete de Ministros de Argentina, Jorge Neme; el Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina, Julián Domínguez; el Director General del IICA, Manuel Otero; y la Economista Agrícola del Banco Mundial, Irene Wasilewsky.
Buenos Aires, (IICA).-

Unos 5.000 estudiantes de 100 escuelas agrotécnicas de la Argentina, consideradas piezas estratégicas para el desarrollo productivo de las zonas rurales del país y el arraigo de los jóvenes en el campo, serán formados en el uso de tecnologías digitales y el conocimiento sobre su aplicación a la agricultura.

En el contexto de una verdadera revolución de la actividad agropecuaria, por la irrupción de nuevas tecnologías, se trata de un programa de actualización impulsado por la Jefatura del Gabinete de Ministros de Argentina, junto a los ministerios de Educación y de Agricultura.

El proyecto fue elaborado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en colaboración con Microsoft y el apoyo del Banco Mundial.

El Programa Nacional Agroedutec fue presentado este martes en un acto que tuvo lugar en el Centro Cultural Kirchner (CCK) de la Ciudad de Buenos Aires.

Participaron del acto el Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina, Julián Domínguez; el Vicejefe de Gabinete de Ministros, Jorge Neme; el Director del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), Gerardo Marchesini; la Economista Agrícola del Banco Mundial, Irene Wasilewsky; el Director General del IICA, Manuel Otero, quien realiza esta semana una visita de trabajo a la capital argentina; Luciano Braverman, Director General de Educación para Latinoamérica de Microsoft; Fernando López Iervasi, General Manager para Argentina de Microsoft; y Luciano Viglione, Director de Asuntos Públicos y Sustentabilidad de Bayer Cono Sur.

La iniciativa busca potenciar en los jóvenes las habilidades digitales para desarrollar proyectos vinculados a los distintos entornos productivos de cada zona del país y beneficiará, en una primera etapa, a alumnos de los dos últimos años de la educación secundaria en escuelas de las provincias Buenos Aires, Córdoba y Tucumán.

La creatividad, el trabajo en equipo y la innovación serán las capacidades en que se pondrá el acento.

La iniciativa incluirá además a los profesores de esas escuelas, quienes serán capacitados en saberes y prácticas innovadoras para actualizar la formación. También formarán parte del proyecto funcionarios y equipos ministeriales, que serán sensibilizados sobre la centralidad de las nuevas tecnologías en la formación de la escuela agrotécnica y su uso en los procesos productivos de la actualidad.

En siguientes etapas, el programa será ampliado a más instituciones educativas de otras provincias argentinas y también de otros países de América Latina y el Caribe.

Un pacto con el futuro

“Tenemos que lograr que las escuelas agrotécnicas brinden los conocimientos para satisfacer las demandas del sector productivo. Este proyecto es un pacto con el futuro que imaginamos”, señaló el ministro Julián Domínguez, quien hizo hincapié en la necesidad de asegurar la conectividad a internet en las zonas rurales para favorecer el arraigo de los jóvenes.

De acuerdo a un estudio desarrollado conjuntamente entre el IICA, Microsoft y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en América Latina y el Caribe hay 77 millones de personas que habitan en los territorios rurales y no tienen acceso a conectividad de calidad, lo que representa casi la mitad de la población rural de la región.

Domínguez también señaló el valor que tiene para su país que el argentino Manuel Otero esté cumpliendo su segundo período como Director General del IICA. “Tenerlo es un orgullo para la Argentina y es un testimonio de nuestra capacidad productiva”, enfatizó.

“Argentina tiene en el sector agropecuario una fenomenal productividad y capacidad competitiva. Incluye no solamente a los commodities agrícolas, sino a peras, manzanas, vinos, tabaco, cítricos y muchos otros productos que compiten globalmente. Se habla de que exportamos productos primarios, pero en realidad son el final de una cadena productiva de altísima complejidad que incluye biotecnología, aplicaciones de sistemas digitales, siembra directa, fertilizaciones y muchos otros aspectos en los muchos argentinos trabajan”, dijo, a su turno, Jorge Neme.

El funcionario resaltó el valor del programa de formación en agricultura digital para la educación agrotécnica y consideró que brindará igualdad de oportunidades a los jóvenes que viven en las zonas rurales.

“El sentido de este programa es fundamental para la Argentina que se viene, en un contexto altamente complejo, pero en el cual el país tiene una enorme oportunidad”, apuntó Neme.

Otero explicó que el programa forma parte de las acciones que impulsa el IICA en todo el hemisferio con el objetivo de contribuir a dejar de lado la visión que confina a los territorios rurales, como zonas generadoras de pobreza y expulsoras de recursos humanos, por un nuevo enfoque en que sean apreciadas como zonas con un alto potencial de progreso, a partir del uso de nuevas tecnologías y el incremento de su conectividad.

“La actividad de la agricultura atraviesa hoy un proceso de incorporación de nuevas tecnologías y digitalización, cuyo avance es inexorable y abre oportunidades antes inimaginables para el campo. La agricultura vive un cambio sin precedentes”, señaló Otero.

“Formar a la juventud rural y específicamente a las mujeres –cerró- contribuye a revertir inequidades y a colocar a los ámbitos rurales que históricamente han sido rezagados en la delantera de la revolución tecnológica. La actividad de la agricultura está emprendiendo una fuerte transformación. Desarrollar planes holísticos en el campo y potenciar la formación en las escuelas agrotécnicas, sin dudas, es un aporte imprescindible para motorizar estos procesos de cambio”.

Favorecer el relevo generacional

En Argentina hay 525 escuelas agrotécnicas de nivel secundario. La matrícula de estas escuelas representa menos del 20% de los jóvenes que asisten a la secundaria, con lo que se trata de una modalidad de educación de escaso alcance en un país, cuya economía está fuertemente atravesada por el desarrollo de la actividad agropecuaria.

En la búsqueda de revertir el problema del relevo generacional del campo, producido por el éxodo de los jóvenes hacia las ciudades, el desarrollo de las habilidades digitales en las escuelas agrotécnicas es clave, ya que en ellas se forman los nuevos perfiles para la actividad productiva y la vida rural.

La especialista Wasilewsky explicó que el Programa Nacional Agroedutec se alinea con los proyectos que el Banco Mundial está implementando en la Argentina y los esfuerzos para potenciar al sector agrícola del país.

“El componente tecnológico –consideró- es fundamental para lograr desarrollo sostenible e inclusivo para las zonas rurales. La educación es un pilar de base. No se trata de preparar a los jóvenes para los trabajos del futuro, sino para los trabajos del presente”.

Por su lado, Marchesini, quien explicó que el sistema de educación agrotécnica tiene unos 120.000 estudiantes en la Argentina, dijo que la formación de jóvenes en el sector agrícola tiene un doble desafío: “Además de formar recursos humanos debemos también generar las condiciones de arraigo, para que los jóvenes puedan desarrollarse plenamente”.

Los detalles técnicos del programa fueron explicados por Luciano Braverman y por Sandra Ziegler, Especialista en Educación del IICA.

“La propuesta está orientada a construir una plataforma en el proceso de aprendizaje para que los alumnos puedan manejar las tecnologías modernas, que son habilidades imprescindibles en el presente. Los capacitadores jugarán un rol clave, porque es el acompañamiento lo que garantiza el éxito de estos procesos. Lo que buscamos es potenciar el talento humano que tenemos en la Argentina y brindarles oportunidades a los jóvenes”, dijo Braverman.

La estructura se dividirá en dos módulos, el primero referido a Habilidades Tecnológicas del Siglo XXI y el segundo, a Tecnologías del Siglo XXI aplicadas al agro.

Los módulos se podrán cursar y cuentan con una certificación internacional de Microsoft y un diploma de participación emitido por IICA-Microsoft y las demás entidades patrocinadoras. La duración completa del programa será de un semestre y como última actividad se presentará a la comunidad un taller abierto de intercambio sobre los aprendizajes del Programa.

Para la confección del programa se desarrolló un proceso de consulta con diferentes actores e instituciones, entre las que se contaron Silvina Gvirtz, Secretaria de Educación, de Argentina; Juan Manuel Fernández Arocena, Asesor del INTA; Walter Grahovac, Ministro de Educación de la provincia de Córdoba; Juan Pablo Lijtmacher, Ministro de Educación de la provincia de Tucumán; Marcelo Pérez Alfaro, Especialista Líder en Educación Banco Interamericano de Desarrollo; Hugo Sigman, Embajador de Buena Voluntad del IICA y Gustavo Grobocopatel, Fundador del Grupo Los Grobo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: