El Gobierno de Honduras reitera que narcos conspiran contra el presidente Hernández

Tegucigalpa | EFE.-

La Presidencia de Honduras insistió este miércoles en que narcotraficantes hondureños conspiran para «socavar al Gobierno» de Juan Orlando Hernández, luego de que trascendieran nuevas versiones que vinculan al mandatario y a su hermano con un hombre detenido en EE.UU. por tráfico de drogas.

«Nuevamente los narcotraficantes acuden a la misma táctica para desacreditar al único Gobierno que los ha enfrentado con valentía para desarticular sus imperios del crimen e impunidad, creando una nueva historia falsa sin sustento basada solamente por declaraciones de delincuentes, sin pruebas y sin respaldo», indicó hoy el Ejecutivo hondureño en un comunicado.

SUPUESTO SOBORNO DE NARCOTRAFICANTE

La declaración presidencial tiene lugar tras la detención en Miami de Geovanny Daniel Fuentes Ramírez por el tráfico de «toneladas» de cocaína, como parte de una red vinculada a Juan Antonio «Tony» Hernández, el hermano del mandatario hondureño que fue condenado en octubre pasado por narcotráfico en Estados Unidos.

La Justicia estadounidense apunta que, a cambio de protección, Fuentes Ramírez pagó al menos 25.000 dólares a un funcionario hondureño de alto rango, quien según algunas versiones sería el presidente hondureño, aunque el mandatario ha rechazado varios señalamientos en ese sentido que lo han salpicado en EE.UU.

«Lo que estamos viendo ahora es el capítulo II del mismo guión del año pasado (…) Se trata de una conspiración para socavar al Gobierno, motivado por un deseo de venganza de los 23 narcotraficantes que han sido extraditados o que han tenido que huir del país y entregarse a Estados Unidos para evitar ser capturados en Honduras», asegura la Presidencia hondureña.

Los narcotraficantes, señala la Casa Presidencial, están «confabulados, además, con miembros de la oposición política en Honduras y grupos internacionales del crimen organizado».

De acuerdo con las autoridades estadounidenses, Fuentes Ramírez supuestamente conspiró con políticos hondureños y miembros de la Policía del país para «operar un laboratorio de cocaína en Honduras y distribuirla usando rutas aéreas y marítimas».

El hondureño, que puede ser condenado a cadena perpetua si es hallado culpable, ha sido «un narcotraficante prolífico, poderoso y asesino en Honduras», subrayó esta semana Geoffrey S. Berman, fiscal federal de Manhattan.

PRESIDENTE DEFIENDE LUCHA ANTIDROGAS

El Gobierno de Hernández, en el poder desde enero de 2014, incluyó en su comunicado de hoy un balance de la lucha antidrogas en el que menciona más de 6.000 personas detenidas por narcotráfico, 500 bandas desarticuladas, el decomiso de cerca de 19.000 kilos de cocaína, 19 narcolaboratorios desmantelados, 263 áreas clandestinas de aterrizaje inhabilitadas y cerca de 1.800 bienes incautados.

«Lo que este Gobierno ha hecho contra el narcotráfico nunca antes nadie lo había hecho, tanto así que un informe del Comando Sur de Estados Unidos establece que antes de la Administración de Juan Orlando Hernández el 70 % de la droga que llegaba a ese país pasaba por Honduras, mientras que para el 2019 esa misma entidad certificó que esa cantidad había reducido a solo el 2 por ciento», sostiene.

HERMANO CONDENADO EN EEUU

Tony Hernández, hermano del mandatario de Honduras, fue hallado culpable en octubre pasado de narcotráfico, porte y uso de armas y de mentir a las autoridades por un jurado de la corte federal del distrito sur de Nueva York, por lo que podría enfrentar cadena perpetua.

La Fiscalía estadounidense asegura que la evidencia presentada durante el juicio a Hernández evidenció que desde 2004 varias organizaciones de narcotráfico en Honduras y en otros lugares trabajaron juntas con el apoyo de prominentes políticos hondureños.

Dentro del proceso contra «Tony» Hernández, fiscales y testigos del juicio apuntaron, además, a un supuesto «narcoEstado» en Honduras, algo que el presidente ha rechazado totalmente.

Además, según testimonios de dos narcotraficantes que alcanzaron pactos con la Fiscalía estadounidense, el actual presidente del país y el anterior jefe del Estado, Porfirio Lobo (2010-2014), estarían involucrados directa o indirectamente en el tráfico de cocaína.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: