El IICA presentará en la COP 27 documento sobre hitos de la agricultura sostenible que unen a los países de las Américas en combate al cambio climático y cuidado del ambiente

El Sistema Intensivo de Cultivo de Arroz (SRI), que ha permitido a agricultores de distintos países de América Latina reducir el consumo de agua hasta un 50 %, en ese cultivo esencial para la seguridad alimentaria, es una de las experiencias que muestra el documento.
San José, (IICA).-

Consta de siete capítulos y el respaldo de técnicos de instituciones de excelencia como EMBRAPA (Empresa Brasileña de Pesquisa Agropecuaria), la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (AAPRESID), el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIA) de Chile, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) del Uruguay, la Mesa Redonda Global para la Carne Sostenible (GRSB), y el Instituto del Café de Costa Rica (ICAFE).

Los más importantes logros de la agricultura de las Américas en el combate y la mitigación del cambio climático y la protección del ambiente y los recursos naturales, puntos comunes entre los países de la región, serán presentados al mundo por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en la 27ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27), que se realizará en Egipto este mes.

La COP27 reunirá a jefes de Estado y de Gobierno, ministros y negociadores, activistas climáticos, alcaldes, representantes de la sociedad civil y de organizaciones privadas, en lo que será el encuentro anual más importante sobre acción climática, donde se espera que sean adoptadas medidas esenciales para hacer frente a la emergencia climática.

En este evento global, el Director General del IICA, Manuel Otero, presentará el documento “Hitos de una agricultura sustentable en las Américas”, que describe distintas experiencias exitosas desarrolladas en las zonas rurales durante los últimos años, narradas por sus protagonistas de manera detallada, didáctica y con rigor científico.

“Sabemos que nuestros sistemas agroalimentarios son perfectibles, pero también estamos convencidos de que no son sistemas fallidos. Se están haciendo muchas cosas bien en materia de sostenibilidad ambiental y estos casos, generalizados en el continente, así lo demuestran”, afirman en el prólogo del documento Manuel Otero, Director General del IICA, y Rattan Lal, Director del Centro de Manejo y Secuestro de Carbono (C-MASC) de la Universidad Estatal de Ohio, y considerado la máxima autoridad mundial en ciencias del suelo.

Rattan Lal es, además, Enviado Especial del IICA a la COP27.

“La agricultura sustentable y los sistemas agroalimentarios de las Américas ejercen una función estratégica a nivel global y también hacia el interior de los países de la región: cumplen un rol irremplazable para la recuperación y la sostenibilidad socioeconómica y la seguridad alimentaria, y su contribución es decisiva para un desarrollo armónico en lo económico y social”, indican Otero y Lal.

Con este nuevo y valioso material, el IICA apunta a que la agricultura de las Américas sea protagonista en la nueva edición de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, en la que se tomarán decisiones centrales sobre la forma que asumirá el desarrollo económico y social en los próximos años.

El objetivo de la presentación es contribuir a que el agro sea entendido como parte fundamental de las soluciones para enfrentar el cambio climático y contribuir a la transformación de los sistemas agroalimentarios mundiales a través de un proceso basado en la ciencia y con los agricultores como actores centrales.

Destinado tanto al público no especializado como al experto, el documento aporta información sobre la Siembra Directa o agricultura de conservación, el Sistema Intensivo de Cultivo de Arroz (SRI), los Sistemas Agrosilvopastoriles, los Pastizales Naturales, el Aprovechamiento de los subproductos del café, la Ganadería Sustentable y las buenas prácticas que se han extendido en los países del Caribe.

Se trata de experiencias exitosas del sector agropecuario del continente americano, que está embarcado en la transición hacia sistemas agroalimentarios más inclusivos, resilientes y sostenibles, sobre la base del principio de producir más con menos.

Estos ejemplos de equilibrio entre productividad y cuidado del ambiente que el IICA muestra al mundo evidencian que la preocupación por la sostenibilidad de la agricultura en las Américas se ha transformado en acción.

Como se ve en el documento, el continente ha generado un invalorable volumen de conocimiento científico relacionado con la seguridad alimentaria y nutricional, la agricultura y la innovación, y su relación con el cambio climático.

La expansión de ese conocimiento resulta una tarea urgente en momentos en que una superposición de crisis –ambiental, sanitaria, bélica, económica y social- amenaza la seguridad alimentaria del planeta.

Experiencias en primera persona

La siembra directa, con su amplia gama de beneficios en favor de la conservación ambiental, ha transformado positivamente la agricultura en distintos países del mundo, pero en ninguna región ha generado una revolución tan profunda y veloz como en los países de las Américas, especialmente en la región del Cono Sur.

Es un sistema basado en los principios de la agricultura de conservación: no utilizar la labranza, conservar el mantillo de los residuos de los cultivos y adoptar rotaciones complejas que incluyan cultivos de cobertura. La Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (AAPRESID), entidad de referencia a nivel mundial, da detalles de su experiencia en el documento.

El Sistema Intensivo de Cultivo de Arroz (SRI) ha permitido a agricultores de distintos países de América Latina reducir el consumo de agua hasta un 50 %, en ese cultivo esencial para la seguridad alimentaria, como lo cuentan técnicos del IICA y del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIA) de Chile.

Los sistemas agrosilvopastoriles, que integran árboles, cultivos y actividad ganadera en la misma tierra, son una práctica cada vez más común entre los productores pequeños y medianos de las regiones boscosas del continente, quienes así promueven la diversidad biológica y favorecen la restauración de zonas degradadas. La Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (EMBRAPA), institución estatal de excelencia, relata su larga trayectoria en este tema.

También el buen manejo de pastizales naturales por parte de productores ganaderos de la región está haciendo contribuciones sustantivas y permite preservar grandes superficies de ecosistemas que albergan una biodiversidad única y contribuyen a la mitigación del cambio climático. Así lo cuentan en el documento expertos del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) del Uruguay.

Se describen en detalle, además, experiencias de ganadería sostenible en distintos países, que han logrado mitigar la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) de la actividad, fomentar el bienestar animal, favorecer el arraigo de las familias y fortalecer la economía familiar. La Mesa Redonda Global para la Carne Sostenible (GRSB), que impulsa buenas prácticas en la región en colaboración con el IICA, es uno de los protagonistas de este capítulo.

En muchos países de la región se ha generado una verdadera revolución a través del aprovechamiento pleno de los subproductos del café, mediante un concepto de bioeconomía. La novedad no solo ha agregado valor, generado riqueza y permitido una diversificación de ingresos a los agricultores, sino que también ha realizado un aporte significativo a la sostenibilidad de una actividad que constituye el verdadero motor de la economía rural de la región. Profesionales del Instituto del Café de Costa Rica (ICAFE) dan cuenta de sus logros.

Se cuentan también en el documento los enormes avances que han hecho agricultores del Caribe, a partir de extensas redes de colaboración recíproca y transfronteriza, para generar mayor resiliencia y productividad en una de las regiones del mundo más afectadas por el cambio climático, donde los países están haciendo un gran esfuerzo para reducir su tradicional dependencia de las importaciones de alimentos.

El documento es un testimonio de que la agricultura sustentable y los sistemas agroalimentarios de las Américas ofrecen soluciones estructurales para los más graves problemas a los que se enfrenta la civilización humana.

Nuestro continente, donde se originan uno de cada cuatro productos agropecuarios a nivel global, no sólo es garante de la seguridad alimentaria y nutricional del mundo.

Cumple, también, un rol estratégico para la seguridad ambiental del planeta, dada su disponibilidad de recursos naturales y la actuación de los agricultores de las Américas como verdaderos guardianes de la biodiversidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: