Vulnera la 4T la seguridad alimentaria

Día mundial de la alimentación

Ciudad de México.-
  • El gobierno, atrapado en un círculo vicioso, aplica políticas contradictorias que vulneran la seguridad alimentaria del país.
  • Quiere bajar el precio de los alimentos, pero con su libre importación pone en riesgo la producción nacional por la posible introducción de plagas y enfermedades.
  • Quiere aumentar la productividad del campo, pero limita el uso de plaguicidas e insumos técnicos, indispensables para aumentar la producción.
  • Quiere autosuficiencia alimentaria, pero no aplica políticas de fomento a la producción y compramos cada vez más alimentos a Estados Unidos.

En el marco del día mundial de la alimentación, que se conmemora este 16 de octubre, la Unión Mexicana de Fabricantes y Formuladores Agrícolas, UMFFAAC, así como productores agrícolas representados por la Confederación de Asociaciones Agrícolas del estado de Sinaloa, CAADES, expresaron su profunda preocupación por las políticas contradictoria que ha tomado el gobierno y que vulneran la seguridad alimentaria del país.

El presidente de la UMFFAAC, Luis Eduardo González Cepeda, dijo “el gobierno está atrapado en un círculo vicioso en el que se buscan objetivos como controlar el aumento de los precios de los alimentos, aumentar la productividad agrícola y alcanzar la autosuficiencia alimentaria, pero al mismo tiempo aplica políticas que impiden lograr cada uno de esos objetivos, que vulneran la seguridad alimentaria del país.”

González Cepeda dio como ejemplo el anuncio de la Licencia Universal para importar alimentos, en la que el gobierno delega en las empresas la inspección y vigilancia sanitaria, “se corre el grave riesgo de importar también plagas y enfermedades que terminarán afectando a la producción nacional, y por lo tanto, encarecería los alimentos producidos en el país, lo cual obligaría a aumentar las importaciones, entrando así en un círculo del que es preciso salir para que no se vulnere la seguridad alimentaria, ni profundizar la crítica situación en que se encuentra el campo mexicano.”

Por su parte, el presidente de CAADES, Marte Nicolás Vega Román, también expresó la preocupación de los productores agrícolas de Sinaloa, el mayor productor de maíz y de hortalizas, porque “todas las regulaciones que buscan limitar el uso de plaguicidas y que están en discusión en el Congreso, en caso de aprobarse equivaldrían a quitar los instrumentos de trabajo que necesitan los productores para garantizar la productividad de sus cultivos  que requiere satisfacer la demanda de alimentos del país.”

Vega Román explicó también que el glifosato se aplica antes de la siembra de varios cultivos, en particular en el sistema de labranza de conservación y que su eventual eliminación solo ocasionaría que se pierda competitividad en los mercados y con ello bajas en la producción, pues se trata del herbicida más eficaz y económico (por patente ya caduca) en el mundo y si el gobierno quiere eliminarlo, lo único que causará es tener menor producción y con ello tener que recurrir a más importaciones de los Estados Unidos, país donde sí se utiliza este producto.

Ambos directivos coincidieron también en que, si queremos lograr la autosuficiencia alimentaria, es indispensable aplicar políticas que fomenten la producción en el campo, con medidas que apoyen al productor agrícola con insumos técnicos, fertilizantes, créditos y mecanización y no privilegiar programas de asistencia que privilegian el autoconsumo y técnicas tradicionales de producción.

González Cepeda precisó que solo el año pasado las compras agrícolas a Estados Unidos fueron de 26 mil 500 millones de dólares (alrededor de 530 mil millones de pesos, más del doble de la pensión para adultos mayores de este año), y que, si bien en 2021 tuvimos un superávit en la balanza comercial agroalimentaria de 7 mil millones de dólares, en 2020 el superávit era de 15 mil millones de dólares. Además, seguimos teniendo dependencias preocupantes porque importamos 38% del maíz que consumimos, más del 80% de arroz, 96% de soya, 65% de trigo, 22% de leche y 40% de carne de cerdo.

Finalmente, los directivos de la UMFFAAC y de CAADES hicieron un llamado a legisladores y funcionarios vinculados al sector agropecuario del país, a escuchar la voz de los productores agrícolas y a considerar que el reto de alimentar diariamente a un país tan grande como México, requiere aplicar políticas eficaces para aumentar la producción en el campo, porque solo así se podrá garantizar la autosuficiencia alimentaria del país.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: