Procurador afirma que pandillas se fortalecieron con planes Mano Dura.

Por: Daniel Trujillo / TRansparencia Activa / El Salvador.-

  • David Morales, procurador para la Defensa de los Derechos Humanos. (Foto: PDDH)
    David Morales, procurador para la Defensa de los Derechos Humanos. (Foto: PDDH)

    El Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, David Morales, aseguró que fue en la pasada década de los 2000 que las pandillas se fortalecieron a causa de planes que combatieron superficialmente sus crímenes. Para el funcionario, “el manodurismo” proyectaba una apariencia de fuerza que tenía como objetivo que el gobierno en turno obtuviera popularidad.

El procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, David Morales, afirmó que las pandillas se fortalecieron con la ejecución de los planes “Mano Dura”, programas que tenían como objetivo combatir a estos grupos y que fueron implementados por los gobiernos de los expresidentes Francisco Flores y Antonio Saca.
Para Morales, con las estrategias de “Mano Dura” y “Súper Mano Dura” los grupos criminales consolidaron su control en las cárceles, a los nuevos miembros ya no se les tatuaba y comenzaron a utilizar a niños para ejecutar sus diferentes crímenes.
El funcionario afirmó que las pandillas desarrollaron su capacidad de violencia durante muchos años y que “es muy simplista” asegurar que durante la pasada tregua -que duró un aproximado de 12 meses- les permitió consolidarse como un grupo criminal.
“Tengo la convicción sobre la base de información objetiva, que es en la época del famoso ‘manodurismo’, la década de los 2000, donde las pandillas realmente se fortalecen”, afirmó el funcionario.
“El ‘manodurismo’ daba una apariencia de fuerza. Generaba, obviamente, mucha popularidad y réditos políticos a quienes empujaban esa estrategia porque daba esa idea de fuerza, de combate, de guerra contra la delincuencia, pero en general era una estrategia superficial: capturas masivas y luego salidas muy fáciles de la detención”, valoró el procurador para la Defensa de los Derechos Humanos.
Morales explicó que es precisamente durante los años de los planes mano dura donde la cantidad anual de homicidios pasaron de un poco más de 2,000 a 4,000, además de quintuplicarse las denuncias por extorsión.
“El ‘manodurismo’ fue una estrategia fallida y creo que es ahí donde está el período de mayor acumulación de capacidad de violencia de las pandillas”, reiteró el responsable de la defensa de los derechos humanos en el país.
El titular de la Procuraduría avaló, además, que no se debe dialogar con las cúpulas de los grupos delictivos, porque eso implicaría legitimarlos políticamente.
“Porque lo que están ordenando estas cúpulas son crímenes gravísimos contra la población y el Estado, y no se les puede dar un estatus de legitimidad política a este tipo de grupos”, dijo el funcionario, en cambio subrayó que es necesario impulsar el diálogo del Estado en las comunidades del país.
Actualmente el gobierno mantiene la persecución del delito a través de la policía y acompaña con la implementación del Plan El Salvador Seguro, creado por el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC).
Según el resumen ejecutivo del documento elaborado por el CNSCC, dentro de las principales apuestas para el país están: contar con un sistema de investigación y justicia penal que genere confianza, además de cortar la influencia de los grupos criminales en las cárceles, así como garantizar las penas y la rehabilitación de los privados de libertad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: