Desciende la maternidad adolescente en Cuba en tiempos de pandemia

La Habana | EFE.-

La maternidad adolescente en Cuba disminuyó en los últimos dos años, marcados por la pandemia. Sin embargo, la caída fue a un ritmo mucho menor que en el resto de los grupos de edad, por lo que ahora representa un mayor porcentaje de madres en el país (17 %), según datos del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana.

De 2019 a 2020 disminuyeron los embarazos, sus interrupciones y los nacimientos por cada 1.000 mujeres de 15 a 19 años. La tasa de embarazo fue de 123,4 y bajó alrededor del 9 % con relación a 2019, cuando este indicador se ubicó en 136,8, detalla el estudio, citado por medios estatales.

Para la subdirectora del Centro de Estudios Demográficos (Cedem), Matilde Molina, ese descenso se podría explicar por el confinamiento y el cierre de centros recreativos, escuelas y otros espacios de socialización, según cita un artículo del portal Cubadebate.

Esa situación conllevó a que ocurrieran «menos uniones y matrimonios, menos frecuencia en las relaciones sexuales, menos iniciaciones sexuales y mayor control de la familia sobre el tiempo de ocio de las muchachas y su contacto con personas ajenas al hogar», señaló la experta.

«Si en 2019 los partos de madres de entre 15 y 19 años representaban el 16,7 % del total de nacimientos del país, en 2020 esa cifra subió a 17 % y en 2021 a 17,1 %», precisó.

El artículo también hace referencia a informes del programa del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en Cuba, que refieren los más altos indicadores de embarazos tempranos en las provincias orientales de Camagüey, Las Tunas, Holguín y Granma, con 51,5 nacimientos por 1.000 menores de 20 años en 2020.

La socióloga y profesora de la Universidad de La Habana, Reina Fleites, apuntó durante un congreso sobre Infancias, Adolescencias y Juventudes -recién celebrado en La Habana- que la maternidad temprana ocurre más en adolescentes mestizas y negras, residentes en entornos rurales, desvinculadas del estudio y el trabajo, y en viviendas con bajos ingresos y en condiciones precarias.

«Muchas adolescentes escogen un proyecto de maternidad a partir de la creencia de que esa puede ser una vía de migración, mejorar su bienestar, salir de la pobreza o de la familia de origen, incluso algunas creen lograr independencia», refirió Fleitas.

Durante este abril se realiza en Cuba la tercera Encuesta Nacional de Fecundidad que tiene como principales objetivos actualizar la información sobre los factores demográficos, socioeconómicos y culturales y las motivaciones y circunstancias que intervienen en las decisiones reproductivas de hombres y mujeres, incluidos los adolescentes.

CUBA Y SU BAJA FECUNDIDAD

En Cuba la fecundidad presenta valores muy bajos. Desde 1978 no se alcanza la tasa de reemplazo poblacional, es decir, que por cada mujer quede otra que la sustituya en el rol reproductivo.

Al cierre de 2020, la tasa de fecundidad alcanzó 1,52 hijos por mujer, menor a la de 2019 que fue de 1,57, según confirmó en febrero pasado el Cedem.

En total, se registraron en la isla 105.038 nacimientos y 112.439 defunciones, según informan los indicadores demográficos por provincias y municipios de 2020, publicados por la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI).

El país caribeño concluyó 2021 con un total de 11.181.595 millones de habitantes, 11.875 menos que en 2019, decrecimiento que los especialistas considera que se ha ido acentuando, en mayor o menor medida, conforme pasan los años.

Lo atribuyen principalmente a los muy bajos niveles de fecundidad, pero también a la alta esperanza de vida y el saldo migratorio negativo, que tiene en cuenta solo a aquellos inmigrantes y emigrantes que entran o salen del país con carácter definitivo.

Los estudios sobre el panorama demográfico cubano advierten que la baja fecundidad es una de las variables fundamentales en el decrecimiento de la estructura por edades de la población y en ese sentido señalan que la familia cubana tiende a ser pequeña, dos hijos o uno.

Los niveles bajos de fecundidad contribuyen directamente al envejecimiento poblacional.

Cuba reportó en 2020 un incremento de las personas mayores de 60 años, al registrar que el 21,3 % de la población ya tiene estas edades, de acuerdo con datos estadísticos del Ministerio de Salud Pública.

Los estudiosos de este problema demográfico calculan que para el año 2025 las personas con más de 60 años representarán el 25 % de la población total de la isla.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: