El presidente uruguayo busca un vínculo con Boric, a quien ve como «muy genuino»

Montevideo | EFE.-

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, dijo este sábado a su retorno de Santiago de Chile, donde participó de la asunción del presidente chileno, Gabriel Boric, que el nuevo mandatario es «un tipo muy genuino», con ideas propias, con el que espera forjar un vínculo.

Así lo manifestó en una rueda de prensa el mandatario centroderechista, que asistió este viernes en la capital chilena a la primera toma de posesión de un par extranjero desde que asumió la Presidencia el 1 de marzo de 2020.

«Viene del sur chileno, de Punta Arenas, (entonces) me parece que viene con una cabeza que no es de la capital. Esperamos tener un vínculo, lo veo como un tipo muy genuino, que obviamente tiene sus ideas», afirmó Lacalle Pou sobre el progresista chileno, a lo que añadió que está expectante de lo que suceda en el país andino.

«Chile está en un proceso de Asamblea Constituyente, de reforma constitucional, hay que ver qué termina pasando con eso», acotó.

Cuestionado sobre la agenda de futuras reuniones bilaterales, el uruguayo, que participa este domingo de la tradicional Fiesta de la Patria Gaucha en Tacuarembó (norte), aseguró que aún no está definida, si bien, dijo, Boric tiene «ganas de hacer una reunión en Punta Arenas».

Lacalle Pou le deseó «mucha suerte» en su saludo oficial al exlíder del movimiento por la gratuidad estudiantil, quien encontró —de la mano de una coalición entre su formación, el Frente Amplio, con el Partido Comunista chileno— su camino al palacio de La Moneda.

Esta fue la primera asunción a la que asistió el líder de la coalición de partidos de centro y derecha que gobierna Uruguay, después de que en mayo de 2021 debiera suspender su viaje a Ecuador para la investidura del también conservador Guillermo Lasso.

Boric se impuso en el balotaje del 19 de diciembre pasado al ultraderechista José Antonio Kast, con el 55,8 % de los votos y casi 12 puntos de diferencia, para erigirse, con 36 años, como el mandatario más joven de la historia chilena.

En su emotivo primer discurso, prometió defender los derechos humanos «en todo lugar» y redistribuir la riqueza e hizo alusiones al expresidente chileno Salvador Allende, derrocado el 11 de septiembre de 1973, día del violento golpe de Estado que dio inicio a la dictadura de Augusto Pinochet.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: